Una larga espera por las medallas de oro

Una larga espera por las medallas de oro
Aníbal Albertorio fue el único Borinqueneer que asistió a la apertura de la segunda fase del Parque 65 de Infantería en Kissimmee.
Foto: Cecilia Figueroa, Especial para La Prensa

El tiempo apremia y se va acortando poco a poco para los soldados puertorriqueños del Regimiento 65 de Infantería, conocidos como los ‘Borinqueneers’.

La mayoría, ya en edad avanzada, aún están esperando de que se les entregue la Medalla de Oro Congresional antes de que sea muy tarde. Entre 2014 y a principios de este año ya han fallecido al menos cuatro.

Aníbal Albertorio, retirado militar de 85 años, dijo sentirse agradecido de todos los reconocimientos que han recibido a nivel local. Recientemente asistió a la ceremonia de apertura de la segunda fase del Parque 65 de Infantería en Buenaventura Lakes (BVL) en Kissimmee. Fue el único del regimiento que asistió. Esta nueva sección consta de un sendero y un campo de golf de discos voladores (frisbees). El proyecto tuvo un costo de $140,000.

“El tiempo está avanzando y muchos compañeros están partiendo. Ansiamos que llegue ese día, ese día que nos entreguen la medalla”, expresó Albertorio, residente de Oviedo. Su servicio militar se resume en 22 años y dos conflictos bélicos: Corea y Vietnam.

Su hijo, Albie Albertorio, portando un broche con la insignia de los Borinqueneers ‘Honor y Fidelidad’ lo acompañó esa mañana. “Siento mucho orgullo de mi padre y de todos ellos. Por mi parte, uso las redes sociales para llevar su historia y reseñar las actividades”, dijo.

En junio del año pasado, el presidente Barack Obama concedió la Medalla de Oro del Congreso a este regimiento. Se espera la aprobación del diseño de la misma para su impresión y la fecha en que se celebrará la ceremonia de entrega.

Por su parte, la comisionada Viviana Janer agradeció a los soldados por su servicio durante la ceremonia de apertura de la fase 2-A.

“Es un privilegio el reconocer este regimiento, especialmente a muchos miembros que han hecho de la Florida Central, su hogar”, dijo Janer.

Otro reconocimiento que se les otogará en esta zona es la dedicación de la calle Michigan en Kissimmee, un proyecto en conjunto con esta ciudad y el Condado Osceola, aprobado recientemente por la comisión.

Esta dedicatoria se realizará con la colocación de un letrero en la esquina de la calle Michigan y la carretera 192; y otro en la esquina de Osceola Parkway y Michigan.

La concejal de Kissimmee Wanda Rentas también se pronunció a favor de que se agilice el proceso de la entrega de la medalla.

“Necesitamos que se de esta medalla lo más pronto posible, antes de que fallezcan más. Para que muchos puedan muchos vivir ese día con gran honor”, dijo Rentas.

Dennis Freytes, coronel retirado y vicepresidente de la Asociación Nacional de Veteranos Americanos (NAUS), dijo que hay que mantener la antorcha de lucha prendida. “Queremos que el Presidente actúe y le diga al Departamento del Tesoro que acuñe la medalla para que esté lista este verano”, acotó.