Mano dura contra agresores domésticos

Mano dura contra agresores domésticos
Contra la violencia doméstica.
Foto: La Prensa

Dos piezas legislativas que buscan endurecer las leyes que castigan a los abusadores domésticos serán llevadas a votación en esta sesión legislativa estatal que dio inicio el martes 3 de marzo.

Según indicó a La Prensa el procurador estatal de Orange y Osceola, Jeffrey L. Ashton, las medidas han sido diseñadas para facilitar el trabajo de los fiscales cuando estén investigando casos de violencia doméstica, especialmente cuando se trata de la ley que exige ‘no contacto’ entre la víctima y el victimario.

El proyecto de ley 346 establece que una vez que la corte emita una orden de no contacto, la misma entrará en efecto inmediatamente desde que el acusado es ingresado a la cárcel.

“Esto facilitará nuestro trabajo, debido a que ahora podremos presentar cargos criminales contra los que no respeten las órdenes del juez”, sostuvo el fiscal estatal.

Las propuestas de ley han sido elaboradas por la Comisión de Violencia Doméstica del Condado Orange (DVC) ante lo que consideran “una epidemia de casos de violencia doméstica en la Florida Central”.

Las más recientes cifras disponibles apuntan a que, en la actualidad, la región cuenta con el mayor índice de casos de violencia doméstica en todo el estado de Florida.

“Muchas mujeres hispanas aún viven atrapadas en la cultura del machismo, las tradiciones familiares y se quedan en ese ciclo de violencia que no termina”, explicó Kathy Pierson, portavoz de la organización Habor House, una entidad que provee refugio de emergencia a víctimas de abuso.

Víctor Torres, el representante estatal del Distrito 48, está confiado que ambas piezas legislativas serán aprobadas.

“Es necesario implementarla para evitar que el acusado se sienta en libertad de llamar a la víctima desde la cárcel con la intención de que le retiren los cargos… A veces llaman amenazando o con palabras bonitas. Con esta ley se evitará que esto suceda”, dijo Torres.

Por otro lado, el proyecto de ley 1286 establece que todo el que tenga asignado un monitor electrónico o grillete podría enfrentar cargos criminales en tercer grado si adulteran o rompen el aparato.