Se acerca el gran día para los Borinqueneers  

Estos héroes militares esperan poder viajar dentro de unos meses a la capital para recibir la Medalla de Oro del Congreso  

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Prensa en Facebook

Se acerca el gran día para los Borinqueneers  
Samuel Rodríguez (centro) junto a los Borinqueneers, Gil Cintron y Jose Semidey. Rodríguez es el enlace oficial del Comité Nacional de Ceremonia de la Medalla de Oro del Congreso en Washington, D.C.
Foto: Cecilia Figueroa / La Prensa

Más de 20 miembros del Regimiento de 65th Infantería conocido como los ‘Borinqueneers’ recibieron información sobre la Medalla de Oro del Congreso que esperan recibir entre abril y mayo de este año, mientras que muchos coincidieron en que quieren viajar a Washington, D.C., para recibir tal reconocimiento pero que para ello necesitan la ayuda ciudadana.

Samuel Rodríguez, enlace oficial del Comité Nacional de Ceremonia de la Medalla de Oro del Congreso en Washington, D.C., destacó la colaboración de algunos miembros de los Borinqueneers y familiares que están ayudando a educar a la comunidad sobre el legado histórico de este grupo de puertorriqueños, y comentó sobre los esfuerzos que se están llevando a cabo para recaudar los fondos necesarios para que puedan viajar y recibir ese reconocimiento.

“La visión de nosotros es bien sencilla, dar honor a quien honor merece, que son ustedes. … Aquí, no hay dinero, esto es para ustedes, esto es voluntario. Nuestro compromiso es promover el legado, educar a la nación sobre los Borinqueneers. Ya pronto vamos a estar inaugurando la medalla en Washington DC, ustedes son los beneficiarios de este reconocimiento”, dijo Rodríguez, en Kissimmee, en un almuerzo que congregó a los Borinqueneers y sus familias.

Agregó que el proceso de la medalla va en curso y espera que pronto se fije la fecha definitiva para la ceremonia. Además, Rodríguez añadió que su segundo compromiso será promover el legado de los Borinqueneers, llevándolo a las escuelas, museos y otras entidades en la nación para dejar saber la historia de estos valientes héroes.

Gil Cintrón, de 87 años, asistió junto con su esposa a esta reunión en Kissimmee, siendo la primera vez que se encuentra con un gran número de los miembros y con quienes compartió anécdotas y recuerdos.

“Esto es muy emotivo para uno. Recordamos muchos acontecimientos, unos no tan alegres, tratamos de no pensar en esos momentos tristes, aprendimos mucho, aprendimos a unirnos como familia y a defendernos los unos a los otros, eso lo recuerdo con emoción”, dijo Cintrón, quien sirvió 20 años al servicio militar.

El grupo de Borinqueneers reunidos en Kissimmee compartieron sus vivencias y esperan poder asistir al gran día para la Medalla de Oro del Congreso en Washington.

Mientras, otro de los Borinqueneer, Aníbal Albertorio, dijo emocionado que espera que pronto llegue ese gran día. “Es la culminación de lo que representa para todos nosotros, de ese logro, todo el esfuerzo para que llegue ese día y a todos los que nos han ayudado a sacar a la luz pública y obtener esa medalla de oro (del Congreso)”, dijo el residente de Oviedo, quien espera viajar con su hijo, Abbie Albertorio, y colocaría una réplica de la medalla en el sitio favorito de su casa donde coloca las fotos, reconocimientos y medallas. “Esto es para mi hijo y mis nietos”, agregó.

Ana Cordero, hija del Borinqueneer José Semidey, de 90 años, indicó su satisfacción al ver que su padre puede compartir esa parte de su vida importante con otros de sus compañeros de batalla y contó una singular anécdota.

“Mi papá es mi orgullo. Él cuenta que yo tenía meses de nacida y pidió permiso para ir a verme pues yo me enfermé. La noche que lo sacaron del grupo, el hombre que lo sustituyó murió en un combate, por eso él dice que yo le salvé la vida. Imagínese como me siento”, dijo, con voz entrecortada.

Otro miembro, Rafael Donis, de 85 años, residente de Kissimmee, disfrutó de este encuentro con sus compañeros y otros familiares que ya han coincidido en otros eventos cercanos. Asistió con su hijo y nieto y dijo que espera viajar con ellos para el gran día: “Voy a darle la réplica a mi hijo primogénito y que la tenga en un lugar especial para que se mantenga ese legado en la familia”, dijo.

Mientras, Rodríguez agradeció el apoyo incondicional y sobre todo el calor humano de las ‘hadas madrinas’ e ‘hijas’, hacia este grupo: la comisionada de Kissimmee, Wanda Rentas y Carolyn Vega-Meléndez.

“Estoy bien orgullosa de ser puertorriqueña, de ser parte de historia con los Borinqueneers. Lo disfruto mucho, ellos no tienen muchas oportunidades de reunirse, y esto les permite estar juntos”, dijo Vega-Meléndez.

Mientras, la comisionada Rentas destacó la importancia de este encuentro, “me siento muy orgullosa, porque vino Sam Rodríguez de Washington para darles una actualización de la medalla. Dios permita y vamos a estar en Washington DC con ellos”.

Cómo contribuir

Los que deseen contribuir con su tiempo o alguna donación monetaria para los gastos de viaje de los Borinqueneers a Washington, pueden visitar la página de Internet http://bcgmceremony.org

Te recomendamos