Lesiones llevan a Egipto a jugar la Copa África con un ‘abuelito’ en la portería

Egipto, dirigido por el argentino Héctor Cúper, está a un paso de la clasificación para la siguiente ronda y deposita sus aspiraciones en un veterano de los tres palos

Guía de Regalos

Lesiones llevan a Egipto a jugar la Copa África con un ‘abuelito’ en la portería

Essam El Hadary tiene 44 años, nació en Damieta el 15 de enero de 1973, y jugó 143 partidos como arquero de la selección de Egipto, en la que comenzó a atajar hace casi dos décadas, en 1996. Todavía titular en el Wadi Degla de la liga de su país, muchos entendían que su ciclo estaría cumplido en el equipo nacional, pero El Hadary fue convocado por el argentino Héctor Raúl Cúper como tercer arquero para la Copa de África que se disputa en Gabón.

De hecho, El Hadary apareció como suplente en el primer partido por este certamen, un 0-0 frente a Mali. Sin embargo, Ahmed El-Shenawy, debió salir durante el primer tiempo, por una lesión en el tendón de la corva; por una dolencia similar ya había quedado al margen Sherif Ekramy, otro de los arqueros del plantel. Así, El Hadary ocupó su puesto en la portería de los Faraones, con que batió todos los récords como el futbolista de mayor edad que participa en el torneo continental africano. También fue importante para mantener el cero en su valla en el segundo encuentro, con un agónico triunfo por 1-0 del equipo de Cúper en el último minuto.

El reglamento impide llamar a otro jugador con el torneo ya en marcha, así que el seleccionado de Egipto, tendrá que afrontar el resto de la Copa de África con un solo arquero. Esta situación encontró la comprensión también en otros equipos, donde se pide que se cambie la norma. “Esa regla tiene que modificarse. Los jugadores se han lesionado por las malas condiciones del terreno de juego. Por tanto Egipto debería poder llamar a un nuevo arquero“, pidió el técnico de Ghana, Avram Grant.

Mientras, El Hadary disfruta su momento. “El objetivo es ayudar a la selección nacional. Cuando me senté en el banco de suplentes, quería ayudar a los compañeros que estaban en la cancha. Y cuando se lesionó El-Shenawy, empecé a hacer ejercicios enseguida, para estar listo. Cuando él tuvo que abandonar el campo, no lo dudé ni un segundo antes de entrar en juego y cumplir con mi obligación. Fue un partido difícil. Era el primer encuentro del torneo, así que tenía que mostrarme tranquilo y guiar a los compañeros en un momento bajo presión. Todo el mundo ha podido ver el esfuerzo que han hecho”, señaló el veterano arquero en declaraciones al sitio de la FIFA.

“Nadie esperaba que participase en esta competición, sobre todo porque Egipto estaba ausente (de la Copa de África) desde 2010. Pero me encantan los retos, y me he esforzado mucho en los últimos años para estar en forma. Me entreno muy en serio todos los días, no porque sea mi oficio, sino porque me encanta el fútbol. He ganado muchos títulos en clubes y con la selección en los últimos años, pero un futbolista siempre debe fijarse nuevos objetivos, que sean ambiciosos. Quería participar en una séptima Copa Africana y lo he logrado. Es formidable haber podido venir a Gabón. Ahora aspiramos a ganar otro título. Estoy orgulloso de haber llegado hasta aquí, pero todavía quiero más. También quiero jugar el Mundial de 2018. Tenemos la oportunidad de clasificar de nuevo a Egipto para la mayor cita del fútbol, después de 1990. Yo quiero participar en ella y vestir allí la camiseta de mi país“, concluyó.

Egipto es la selección con más títulos continentales (7), cuatro de ellos con El Hadary como integrante del plantel, pero regresa a la Copa Africana luego de tres ediciones de ausencia .