Trump ordena salida de EEUU de Tratado Transpacífico

El mandatario termina con uno de los principales logros de la administración de Barack Obama
Sigue a La Prensa en Facebook
Trump ordena salida de EEUU de Tratado Transpacífico

WASHINGTON.- Siguiendo al pie de la letra su agenda política, el presidente Donald Trump emitió este lunes una serie de órdenes ejecutivas que incluyen la retirada de EEUU de un acuerdo comercial que, a su juicio, perjudica a los estadounidenses, y el congelamiento de contratación de empleados federales y de fondos para el aborto en el exterior.

Desde el Despacho Oval, Trump firmó una orden ejecutiva que retira a EEUU del Acuerdo para la Alianza Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés), un acuerdo comercial de $28 billones con 12 países de la cuenca del Pacífico, y que abarcaría al 40% del comercio global.

La negociación del TPP fue uno de los logros más importantes de la Administración Obama en materia comercial, aunque el acuerdo no fue ratificado por el Senado.

Trump también ordenó congelar la contratación de empleados federales, excluyendo a miembros de las Fuerzas Armadas y agentes del orden público, como parte de un esfuerzo por frenar el aumento de la burocracia federal y ahorrar gastos.

Además, firmó una orden que restablece la llamada “política de Ciudad de México”, una medida firmada en esa ciudad en 1985 por Ronald Reagan, que prohíbe fondos de EEUU para grupos no gubernamentales (NGOs) que proveen o promueven servicios de aborto en el exterior. Su restablecimiento es una bofetada para grupos cívicos y feministas que  el sábado realizaron una marcha nacional en defensa de los derechos de las mujeres, incluyendo el acceso al aborto.

Renegociación del NAFTA

En su primera rueda de prensa, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo que ha iniciado conversaciones con Canadá y México para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, o NAFTA, por su sigla en inglés), que los tres países pusieron en marcha en 1994 para liberalizar el comercio en la región, pero no precisó cuándo emitirá una orden ejecutiva y una notificación al Congreso sobre el asunto.

El mandatario dijo durante la contienda que EEUU se retiraría del TLCAN si no se lograba un mejor acuerdo para los trabajadores estadounidenses. El acuerdo, según expertos, también perjudicó a sectores de la economía mexicana.

Trump dijo ayer en un acto en la Casa Blanca que se reunirá por separado con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, para discutir el asunto.

“Vamos a comenzar a renegociar NAFTA, inmigración y la seguridad en la frontera, y México ha sido estupendo, en realidad estupendo, y el presidente (Peña Nieto) ha sido en realidad muy increíble. Creo que vamos a tener un muy buen resultado para México, para EEUU, para todos los involucrados”, afirmó.

No hay fecha precisa para el encuentro con Trudeau, pero la reunión con Peña Nieto está prevista para el próximo 31 de enero. Funcionarios de alto rango de Los Pinos viajarán a Washington esta semana para preparar esa visita.

Paladín de trabajadores

Durante la contienda general, e incluso el viernes pasado en su toma de posesión, Trump se presentó como un líder “anti-establishment” y defensor de los trabajadores “ignorados” por los políticos.  Asimismo, prometió poner los intereses de los trabajadores y los ciudadanos de a pie por encima de la clase política y los intereses especiales.

Pero prácticamente todos los principales precandidatos presidenciales se opusieron al TPP, al igual que organizaciones base y grupos cívicos, y el acuerdo no logró un voto en el Senado el año pasado.

En ese sentido, Evan Greer, director de una masiva campaña digital del grupo “Fight for the Future” contra el TPP, dijo que fue la oposición internacional, de sindicatos y grupos cívicos la que convirtió al acuerdo en algo “tan tóxico que ningún candidato quiso apoyarlo”.

“La victoria contra el TPP pertenece al pueblo, no a Donald Trump o cualquier otro político”, dijo.

Los detractores del TPP, que abarcaron todo el espectro político y sindicatos, consideraron que éste ampliará la censura en internet, debilitaría los derechos humanos, y “devastaría nuestra economía y el planeta”, explicó Greer.

¿Será EEUU la tumba del TPP?

La retirada de EEUU del TPP significa la muerte del pacto, según Harry J. Kazianis, director de estudios de defensa del Centro para el Interés Nacional, un centro conservador creado por el fallecido expresidente Richard Nixon.

Trump “está haciendo una movida audaz para adoptar su agenda de EEUU Primero: la eficaz muerte del acuerdo de la Alianza Transpacífico”, dijo Kazianis, quien consideró que el pacto iba a beneficiar más a Asia que a EEUU.

El reto de Trump ahora es encontrar una alternativa de asegurar a sus aliados en la región del Pacífico asiático que Washington continuará promoviendo lazos comerciales de beneficio mutuo, quizá con acuerdos bilaterales, a la vez que toma medidas para impedir “el dominio o coerción de China”, explicó el experto.

 “Sesiones para escuchar”

Poco antes de firmar las órdenes ejecutivas, Trump se reunió en el Salón Roosevelt con los principales ejecutivos de empresas como SpaceX, Under Armour, Corning, Dell, Whirlpool, Ford Motor, Lockheed Martin, Johnson & Johnson, Arconic, Dow Chemical, U.S. Steel, e International Paper, para escuchar ideas directamente del sector empresarial para fortalecer el comercio y la economía.

Sentado al centro de una larga mesa, Trump prometió realizar este tipo de encuentros con más regularidad, probablemente cada trimestre, para no caer en la redundancia.

“Queremos comenzar a hacer nuestros productos de nuevo… vamos a recortar los impuestos masivamente para la clase media y para las compañías. Y eso es masivamente. Estamos tratando de reducirlos de entre el 15% y el 20%”, aseguró Trump, al añadir que también reducirán las regulaciones “masivamente”, por al menos un 75% “o quizá más”.

Asimismo, aunque Trump prometió un ambiente más amigable para las empresas también advirtió que las compañías que trasladen sus operaciones al exterior “pagarán un precio pesado”, porque afrontarían un impuesto fronterizo “muy grande” en los productos que intenten importar al país.

En la tarde, el mandatario tendrá otra sesión con líderes sindicalistas y trabajadores.