Trump pone en suspenso el futuro de DACA

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, reconoció que el plan migratorio dependerá del Congreso
Sigue a La Prensa en Facebook
Trump pone en suspenso el futuro de DACA
Con un estilo más relajado, Sean Spicer ofreció una conferencia de prensa.

WASHINGTON.- La Casa Blanca afirmó este lunes que el presidente Donald Trump aún no tiene listo un plan concreto sobre el futuro de DACA de 2012, pero la inmigración figura entre sus máximas prioridades ante el Congreso.

En su estreno como portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer tomó preguntas de al menos 40 medios, incluyendo este diario, durante cerca de 80 minutos en los que abarcó asuntos como sus nuevas órdenes ejecutivas, el comercio, inmigración, las relaciones con Rusia y el conflicto civil en Siria.

Sobre el futuro del programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, que protege de la deportación a más de 750,000 jóvenes indocumentados, Spicer dijo que Trump aún no tiene nada listo, pero sugirió que éstos no serán por el momento prioridad de expulsión del país.

“No tenemos nada enfrente de nosotros ahora mismo sobre eso, así es que dennos un poco de tiempo. Veremos con qué avanza el Congreso (en materia migratoria), y entonces estoy seguro de que tendremos algo más en cuanto a la parte de la acción ejecutiva y una legislación”, explicó Spicer.

En la actualidad, una medida bipartidista, conocida en inglés como “BRIDGE Act”, daría un estatus de protección temporal y permisos de trabajo a los jóvenes amparados al DACA de 2012, dando tiempo a que el Congreso apruebe alguna solución permanente.

Spicer sí precisó que la prioridad de Trump sigue siendo la construcción de un muro para fortalecer la seguridad fronteriza y la deportación de inmigrantes criminales y los que suponen una amenaza para el país, los que cruzan ilegalmente la frontera sur, y los que se quedan en EEUU con visas vencidas.

De hecho, el tema de inmigración estará entre las prioridades de Trump cuando se reúna hoy más tarde con líderes demócratas y republicanos de ambas cámaras del Congreso, según Spicer.

De esta forma, al menos por ahora, la Administración Trump está enviando señales de que dará continuidad a la política migratoria del expresidente Barack Obama, que en noviembre de 2014 estableció las prioridades ahora vigentes para la deportación de inmigrantes indocumentados.

La nueva política, desde luego, excluye los alivios migratorios anunciados en noviembre de 2014 y que siguen trabados en los tribunales.

El nuevo jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, dijo en un programa dominical de Fox News que Trump no tiene un plan inmediato para deshacer el DACA de 2012, y que el mandatario buscará trabajar con el Congreso en una solución a largo plazo.

Trump viajará a Filadelfia (Pensilvania) para participar en el retiro invernal de los republicanos, para ahondar sobre su agenda legislativa, dijo Spicer.

La última “amnistía” para los indocumentados ocurrió con el entonces presidente republicano, Ronald Reagan, quien legalizó a tres millones de indocumentados.

Desde entonces, el Congreso no ha logrado consenso sobre una reforma migratoria integral que legalice a los once millones de inmigrantes indocumentados.

Obama prometió esa reforma y no lo avanzó cuando los demócratas controlaban ambas cámaras del Congreso. Después, los republicanos recuperaron ambas cámaras y frenaron cualquier esfuerzo por lograrla.