Y después de las marchas, ¿qué hago?

Algunas sugerencias sobre cómo seguir activos y activas después de participar en los eventos del sábado.
Sigue a La Prensa en Facebook
Y después de las marchas, ¿qué hago?

Muchos participantes aún sienten la euforia de las marchas del sábado en todo el país, en las que según los cálculos, participaron casi 2 millones de personas.

Se trata de la movilización pública más grande en la historia de Estados Unidos.

Aunque las causas fueron variadas: pro derechos de la mujer, protección a inmigrantes, respeto a la diversidad, pro cobertura de salud, pro trabajadores y derechos LGBT, entre otros, el objeto en común de todo el mundo era la protesta contra el gobierno del nuevo Presidente Donald Trump y sus futuras acciones.

Pero marchar no será suficiente para proteger esas causas o impedir retrocesos en muchas de ellas, ante las promesas reales de la anulación de Obamacare, la construcción de un muro fronterizo o los ataques a la libertad reproductiva de la mujer, que defendieron los manifestantes.

Tras las marchas, recogimos sugerencias de diversas fuentes sobre lo que puede hacer un ciudadano común y corriente para poner su granito de arena en vigilar las acciones de Trump, el Congreso y más allá.

Los grandes movimientos históricos como la lucha por el voto de la mujer, el movimiento por los derechos civiles de las minorías o la defensa de los inmigrantes también fueron protagonistas de grandes marchas, pero nunca fue sólo una marcha la que obtuvo resultados.

He aquí algunas de las sugerencias que se han dado sobre qué hacer después de marchar.

1. Dedica algo de tu tiempo a una causa

Morela Fernández, de 23 años, una joven inmigrante que se hizo ciudadana el pasado año y que marchó con su pareja y unos amigos en Nueva York, dijo que aparte de votar en las pasadas elecciones,  se ofreció como voluntaria en una organización pro inmigrante local.

“Supongo que lo que importa es encontrar una causa en la que uno cree y prestar su tiempo para ayudar”, dijo Fernández. “Puede ser una organización pro inmigrante, pro mujeres, educación, lo que sea”.

2. Sigue “10 acciones en 100 días” de los organizadores de las marchas.

La propia organización “Woman´s march on Washington 2017” diseñó una campaña para llevar a cabo “10 acciones en los primeros 100 días!”, señalando que a pesar del éxito de las movilizaciones, “nuestra marcha hacia adelante no termina aquí”.

“Ahora es tiempo de motivar a nuestros amigos, familia y comunidad a trabajar juntos y hacer historia”, explica el sitio web de la organización.

La primera acción, descrita en https://www.womensmarch.com/ implica escribir postales que se pueden bajar en el propio sitio y escribir un mensaje a sus senadores federales, cuya dirección puede encontrar también en esa página.

3. Llama a tus representantes federales: Casa Blanca, Senador o Congresista para exigirles lo que deseas.

Se trata de una práctica muy utilizada en los Estados Unidos de comunicarse directamente con los representantes, ya sea escribiéndoles un email o llamándolos por teléfono a sus oficinas.

Para quienes vienen de otros países, particularmente América Latina, esta es una práctica ajena a su experiencia. Pero en Estados Unidos, la comunicación directa entre ciudadano y representante es común…y muy efectiva.

Se puede empezar llamando a su senador y congresista federal y dejando un mensaje en la recepción, aunque los que saben de este asunto creen que escribir una postal o email es más efectivo porque queda un record del asunto.

El cineasta Michael Moore dijo el sábado, durante su discurso ante la marcha de mujeres en Washington, que la gente “tiene que llamar al Congreso cada día”.

“Haga de esta su rutina diaria: lávese los dientes, haga el café, pasee el perro y llame al Congreso”.

Para encontrar a tu senador federal pon tu estado aquí (son dos por estado) : https://www.senate.gov/general/contact_information/senators_cfm.cfmhttps://www.senate.gov/general/contact_information/senators_cfm.cfm%20%20%20

Identifica a tu congresista colocando tu ip code en la caja de la esquina superior derecha :

http://www.house.gov/content/learn/

¿Qué decir a tu representante? Lo que quieres que defienda, o lo que favorece, a lo que se opone. Sé específico y aclara que vives en el estado o distrito de ese funcionario. Por ejemplo: “Llamo para pedir que vote en contra de la anulación de Obamacare, o llamo para exigir que se extienda el estatus legal temporal a los jóvenes con DACA”.

4. Involúcrate en tu gobierno local:

Edúcate y entérate sobre lo que hace el concejo municipal y la legislatura estatal de tu ciudad y estado. Son diferentes niveles de gobierno y todos tienen un efecto en su calidad de vida. La legislatura aprueba leyes estatales, el concejo municipal las ordenanzas locales y maneja los servicios públicos locales como limpieza de calles.

Averigüa quien te representa y sigue las noticias sobre lo que hacen los legisladores o asiste a reuniones cuando te interese un tema y opina durante el período de comentario público que cada reunión debe tener, particularmente en los gobiernos municipales y condales.

5. Hazte candidato a un puesto público

Entre los consejos que diversos líderes han dado en público recientemente, incluyendo el ex presidente Barack Obama y el ex candidato demócrata Bernie Sanders, es el de involucrarse directamente presentando sus candidaturas a diferentes posiciones de gobierno.

Desde la junta escolar local o delegado para precintos en su partido, hasta cargos más altos,  cualquier ciudadano puede ofrecerse para servir al público y formar parte de la solución.

Hay una organización que se dedica especialmente a ayudar a mujeres a lanzar sus candidaturas: https://voterunlead.org/

Un último consejo: infórmate, sigue las noticias en inglés y español, no creas en “conspiraciones” y “memes” de Facebook, sino en fuentes legítimas de información. Las hay, sólo hay que ser un poco selectivo a la hora de consumir información.