El Dow Jones cruza la barrera psicológica de los 20,000 puntos

Los mercados de valores que llevan años subiendo aplauden las medidas de Trump pero los de la deuda muestran preocupación
El Dow Jones cruza la barrera psicológica de los 20,000 puntos

El Dow Jones ha pasado esta mañana los 20,000 puntos, una barrera psicológica que se llevaba ansiando sin éxito desde hace semanas. Con todo, ha sido una meta cruzada rápidamente porque hace menos de 50 días que se pasó la de los 19,000 puntos.

El Dow Jones es un índice de 30 valores que representan las 30 mayores y más estables compañías desde el punto de vista financiero. Son 30 de las casi 3,000 firmas de todo tipo que cotizan en el mercado de valores de Nueva York, en NYSE.  Y este índice no es estable en su composición ya que periódicamente se reune un comité que decide qué compañías están en este índice. Algunas salen y otras entran. Solo General Electric ha estado siempre.

Es decir, el Dow Jones refleja los escenarios futuros de grandes y estables empresas. Para tener una visión mucho más amplia de cómo está el mercado es mejor fijarse en el Standard & Poor´s 500, un índice que refleja las idas y venidas en las cotizaciones de los 500 valores que más intermediación recibe. Es la mejor manera de tomar la medida a la marcha de los mercados.

El Dow y otros índices se han visto beneficiado por la buena marcha de la economía hasta ahora (este índice lleva subiendo años) y el escenario que ha prometido el presidente Donald Trump de menos regulación y rebaja de impuestos para las empresas.

Se espera que con estas medidas por parte de Washington las empresas tengan mejores retornos para los inversores y en especial los bancos, que tras la crisis financiera han visto cómo se ha estrechado la regulación sobre ellos para evitar que se repita una crisis como la financiera que hundió el país en la Gran Recesión.  De hecho, Goldman Sachs y JP Morgan Chase han sido dos de los valores más beneficiados por las promesas de la Casa Blanca y de los que más han contribuído a esta subida hasta los 20,000 puntos. En la mañana, fue Boeing el que dio el salto definitivo en su cotización para aupar el Dow.

Los mercados han decidido prioridad a estas resoluciones del presidente y no a otras como una potencial guerra comercial o un aumento de la inflación con las tarifas con las que está amenazando a algunas empresas o las medidas para animar la actual expansión económica.

Quienes si se están fijando en esto son los inversores en el mercado de bonos del Tesoro, la deuda. Tony Creszenci de Pimco. “El mercado de bonos está mandando una señal diferente, sus precios señalan un camino de relativo bajo crecimiento para el resto de la década”, explica.

El rendimiento de los bonos está al alza. Pero el mensaje es distinto porque los retornos de los bonos del Tesoro suben cuando sus precios bajan. Y se dispararon tras las elecciones debido a que quienes invierten en este tipo de títulos vieron como la agenda de Trump elevará el déficit con la reducción de impuestos y el mayor gasto en infraestructura. Los mercados de bonos esperan que si el presidente mantiene el curso, los rendimientos subirán y con ello el precio que ha de pagarse por esta deuda.

Es importante no perder de vista que la evolución del bono a 10 años indica la dirección de los precios de las hipotecas que tras las elecciones se han encarecido notablemente.

Para los inversores que tengan, como deben, sus ahorros diversificados esta subida del Dow es relativa. Gregg McBride, analista jefe de Bankrate explicaba ayer que tanto el S&P500 como el nasdaq cerraron ayer en niveles récord y nadie lo notó. “Ni el Dow llegando a 20K ni la Reina con 90 años son más que números redondos y ninguno tiene mucho significado real”, decía en un Tuitt. El Dow ha subido un 5% sobre los 19,000 puntos.