En esta ciudad, las escuelas serán como un “santuario” para menores indocumentados

Autoridades se comprometen a proteger a los estudiantes de la intervención de agentes federales de inmigración en escuelas o en autobuses escolares
En esta ciudad, las escuelas serán como un “santuario” para menores indocumentados
Las Escuelas Públicas de Denver  se comprometieron a proteger a menores de las autoridades migratorias.

DENVER, Colorado – Las Escuelas Públicas de Denver (Colorado) anunciaron este viernes que sus establecimientos serán “lugares seguros y de aceptación” para todos los estudiantes, incluso los indocumentados.

“A la luz de recientes eventos locales y nacionales relacionados con inmigración y refugiados, las Escuelas Públicas de Denver decidieron responder al temor e incertidumbre que muchos de nuestros estudiantes y familias están sintiendo”, afirmó Lisa Flores, miembro de la mesa directiva del distrito escolar.

Además de la idea de construir un muro en la frontera con México, el presidente Donald Trump ha comenzado redadas en varias regiones del país y amenazó con reducir recursos federales a aquellas jurisdicciones del país que se nieguen a cumplir con programas de inmigración que no son obligatorios.

La resolución de las escuelas de Denver enfatiza que las actividades de agentes federales de inmigración en escuelas o en autobuses escolares interfieren con los derechos constitucionales de los estudiantes, incluyendo el derecho a no ser objeto de arrestos o revisiones sin causa y el derecho a acceder a educación pública gratuita.

“Existe una gran fortaleza y solidaridad al estar juntos como comunidad para proteger los derechos de nuestros estudiantes”, subrayó Flores.

Según el distrito escolar, el 56 % de los 91,00 estudiantes es hispano, y otro 20 % pertenece a otras minorías.

Desde la elección presidencial en noviembre de 2016, la organización comunitaria Padres y Jóvenes Unidos de Denver recolectó más de 1,000 firmas para solicitar a las escuelas que formalmente declarase sus escuelas como “lugares de protección” para los estudiantes y las familias “que ahora están en riesgo de deportación”.

Por eso, el distrito escolar no colectará información sobre la situación inmigratoria de los estudiantes ni proveerá información privada de los estudiantes sin una orden judicial, según la resolución.

Además, las escuelas de Denver se comprometen a que eventuales operativos de inmigración “no afectarán el ambiente de aprendizaje”.