Bentley podría cambiar la sede de su producción

El CEO de la firma británica Bentley, Wolfgang Durheimer, ha dado a conocer que la compañía podría cambiar de lugar su producción, si es que se requiere. En la actualidad, el fabricante de autos de lujo mantiene el total de…
Sigue a La Prensa en Facebook

La planta de Bentley en Crewe

El CEO de la firma británica Bentley, Wolfgang Durheimer, ha dado a conocer que la compañía podría cambiar de lugar su producción, si es que se requiere.

En la actualidad, el fabricante de autos de lujo mantiene el total de su producción en sus instalaciones de Crewe, en Inglaterra, pero en una charla que Durheimer tuvo con Reuters, el directivo dejó en claro que todo tiene que ver también con la salida del país de la Unión Europea (Brexit).

“Tenemos entre nueve y 12 meses para analizar el panorama y entonces podremos tomar decisiones de mucho peso. Todo depende de nuestros modelos a futuro. Por ahora tenemos tiempo y eso nos da un momento para respirar. Al final, debemos de tener muy claro nuestros compromisos”, señaló Durheimer.

En Bentley, como en muchas otras marcas de autos, manifiestan su preocupación acerca de las potenciales “barreras” que se puedan establecer luego del Brexit, por lo que hay que considerar de manera seria una posible mudanza, en cuanto a la planta de armado se refiere.

“Es la esencia británica lo que nos hace ser auténticos, pero sabemos que esto es un negocio de grandes dimensiones. Antes de dejar de construir autos Bentley, estaríamos trasladando la planta a otro lado”, finalizó Durheimer.

El fabricante británico marcó un récord de ventas durante el año 2016, poniendo en circulación más de 11 mil unidades alrededor del mundo. Dicho lo anterior, la marca hiló por cuarto año en fila más de 10 mil autos vendidos. Estados Unidos registró la cifra más alta con 2,792 unidades contra los 2,676 autos vendidos en Europa durante el mismo periodo. En el mercado chino, Bentley matriculó 1,595 unidades.

En cuanto a la zona de Asia Pacífico, Bentley entregó 423 autos, contra los 455 de 2015. Mientras tanto, en Japón y Corea del Sur, 606 unidades fueron entregadas sus nuevos dueños.