¿Hicieron redadas en represalia contra sheriff de un condado de Texas?

Un juez federal asegura que ICE le comunicó con anticipación que haría redadas en Austin, en parte en reacción a la decisión de la sheriff Sally Hernandez de no colaborar con la agencia en detener a extranjeros con delitos menores para que los deporten.
¿Hicieron redadas en represalia contra sheriff de un condado de Texas?

La relación entre el gobierno de Donald Trump y los condados que se rehúsan a cumplir con sus expectativas de colaborar con las autoridades migratorias se ha vuelto tensa.

Pero, ¿será capaz el Presidente de ordenar redadas en determinadas ciudades en represalias contra líderes que se le oponen?

La conversación on the record entre un juez federal de Austin y un agente de ICE este lunes durante una audiencia en el tribunal, parece revelar que al menos en el caso de redadas realizadas en febrero en la ciudad de Austin, Texas, hay señales de que la agencia quería mandar un mensaje a las autoridades citadinas y del condado de Travis, especialmente la sheriff Sally Hernández.

Según el juez Andrew Austin, magistrado federal en Austin, supervisores locales de ICE se reunieron con él y con otra magistrada a finales de enero para avisarles de un “gran operativo”.

“Vendrán agentes de fuera de la ciudad a realizar un operativo específico y esto tenía algo de relación con una reunión que tuvo la sheriff Hernández con ICE local, una reunión que no salió muy bien, relativa al cambio de política de Hernández”, dijo el juez. “Esto resultó en el arresto de más de 50 personas en redadas”.

El agente Laro Bryant, quien trabaja en la oficina de ICE en Austin confirmó que sí, que había escuchado algo de esto.

Aunque la conversación no fue más allá, el juez preguntó si el agente sabía si este tipo de redadas iban a continuar, a lo que este contestó que el nuevo gobierno “y sus prioridades” eran diferente al anterior gobierno.

La conversación fue transcrita y publicada por el periódico local, el Austin American Stateman.

ICE dijo en un comunicado que “por razones de seguridad, ICE no discute operativos futuros en público, pero sí realiza operativos diarios enfocados en arrestar a delincuentes extranjeros y otros individuos que violen las leyes migratorias, para la seguridad de nuestras comunidades”.

Duarante una teleconferencia nacional con otros alcaldes, el alcalde Eric Garcetti de Los Angeles dijo que  no hay evidencias de que las redadas que ocurrieron a mediados de Febrero, en las que ICE arrestó a más de 100 personas en Los Angeles, fueron represalias contra la ciudad.

“Nuestro director local de ICE dice que se trata del mismo tipo de acciones que han hecho siempre”, dijo Garcetti. “Aunque sin duda registramos nuestra queja y seguimos haciéndolo, ante la presencia de agentes cerca de escuelas, por ejemplo, como cuando arrestaron al padre que llevaba a su hija a la escuela”.

Pero, alertó el alcalde angelino, que lidera a un grupo de más de 60 alcaldes pro inmigrantes, cualquier tipo de represalia “no funcionaría para ICE”.

“Ellos necesitan nuestro apoyo el apoyo de la policía y viceversa. Nosotros tenemos fuerza localmente y ellos la tienen a nivel federal. Ellos hacen su trabajo y nosotros el nuestro. Si hay una actitud de esa clase esto sería totalmente negativo para la colaboración de nuestras agencias en arrestar a personas verdaderamente peligrosas”, dijo Garcetti.

En el caso de Austin, el problema ha incluido a la nueva sheriff de Travis County, que cambió la política anterior de colaborar ampliamente con ICE para limitarse a entregar solamente a inmigrantes convictos de delitos graves.

LA sheriff Sally Hernandez también ha tenido sus conflictos con el gobernador de Texas Greg Abbot, quien le retiró más de un millón de dólares en fondos luego que ella anunció que sus agentes no seguirán “aplicando las leyes migratorias”.

Hernández ha dicho que la política de involucrar a agencias locales de la ley en tareas migratorias y de exigir que un condado retenga a personas detenidas para que las recoja ICE, “no contribuyen a la seguridad pública, sino todo lo contrario”.

Al anunciar el cambio de política en sus cárceles, la sheriff dijo que “nuestras cárceles no son depositorios para ICE y nuestros agentes no son agentes de ICE”.

“Nuestro trabajo es enfocarnos en combatir la delincuencia a nivel local. Si ICE presenta una orden de arresto para alguna persona fichada en nuestro sistema, la cumpliremos. De otra manera no podemos retener a alguien solo porque ICE lo pida, sin una orden judicial. Eso es ilegal”, dijo Hernández.

Travis county fue el condado que más “detainers” devolvió sin cumplir al gobierno federal en la lista publicada por el DHS esta semana y esto causó la indignación del gobernador Abbot, un republicano que también lideró la demanda judicial contra DACA y DAPA.