¿Podrá México dar empleo a los 50,000 deportados como prometió?

El gobierno de México enfrenta el desafío de ofrecer empleo a miles de mexicanos expulsados de EEUU
¿Podrá México dar empleo a los 50,000 deportados como prometió?

MÉXICO.- El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, prometió recientemente que el gobierno mexicano junto con  una agrupación civil se encargarán de buscar empleo para  50,000  deportados.

“Nosotros no estamos cruzados de brazos, estamos preparados para recibirlos e integrarlos a la sociedad”, advirtió el pasado viernes, aunque sin hablar de historias previas, de los 2.8 millones de repatriados desde la administración de Barack Obama y la misma de Enrique Peña Nieto.

Por ahora se sabe que  las 50,000 plazas para los migrantes retornados serán rastreadas a través de  “ASUME” (Agrupaciones de Seguridad Unidas por un México Estable), que trabajará en conjunto con el programa Somos Mexicanos, del Instituto Nacional de Migración, y que privilegiará las capacidades de los retornados adquiridas en Estados Unidos.

Este diario buscó más detalles a través del área de comunicación de la Secretaría de Gobernación pero hasta el momento no hay respuesta sobre quiénes serán los repatriados elegibles, cuándo comenzarán a trabajar y si habrá otras ofertas.

Analistas del tema laboral como Abraham Vergara consideran que estos empleos prometidos podrían ser realidad si se enlazan con pequeñas y medianas empresas que a su vez tengan un tipo de relación con otras compañías más grandes para que las plazas no sean efímeras.

“Es una  excelente idea, pero creo que se van a enfrentar con algunos problemas”, advierte. Entre otros, precisa que actualmente hay un déficit en la generación de empleo y que hay otros 2.5 millones de desempleados en el país.

De acuerdo con el consultor económico Alejandro González, de la empresa GAEP, el principal problema para saber si alguien se integra realmente a la economía es que México tiene una medición que hace parecer que son menos los desocupados, aproximadamente 10 de cada 100.

En ese sentido, será difícil saber si los repatriados se emplearon o no.

De cualquier forma, el analista Vergara considera que estos empleos no afectarían la búsqueda de trabajo de otros mexicanos  ni competirían con otros.  Tampoco cambiarían mucho la realidad del repatriado, agregó: “Los 50,000 empleos no hacen la diferencia en general, aunque el beneficio real seria por familia”.