Come despacio para perder peso

Por qué tomarte tu tiempo en la mesa puede ayudarte a reducir calorías

Si hiciste una resolución para bajar de peso este año, es posible que en estos meses ya hayas limpiado tu alacena de todos los pastelitos y bocadillos con alto contenido de calorías. Y ese es un buen comienzo, pero la forma en que comes podría ser tan importante como lo que comes cuando tratas de bajar de peso.

La sabiduría para perder peso establece que comer más despacio puede ayudarte a comer menos, porque le da a tu cerebro más tiempo para reconocer que tu estómago se está llenando, de manera que no comas demasiado.

Y una revisión de 22 estudios que analizaron la velocidad al comer y el consumo de alimentos, publicada en la revista científica American Journal of Clinical Nutrition en 2014 concluyó que comer despacio reduce el consumo de calorías. Sin embargo, los niveles de hambre fueron los mismos al final de las comidas y hasta 3.5 horas después, sin importar qué tan rápidas o lentas fueron las personas para comer.

Si comer despacio no te hace sentirte más lleno, ¿cómo te ayuda a comer menos? Los autores del estudio sugieren que el sabor y la textura se vuelven más perceptibles, así que una cantidad más pequeña de comida aún parece satisfacerte. Otra posibilidad es que algunas personas podrían relacionar de manera subconsciente cierta cantidad de mordidas con la saciedad. Cuando vas más lento, podrías dar más bocados que cuando comes rápido, pero consumes menos comida.

Además de tomarte más tiempo para comer, enfócate en tu comida, así estarás más consciente de los sabores y las texturas. Haz pausas durante la comida y verifica para ver qué tan lleno te sientes, de manera que puedas reconocer la diferencia entre ya no tener hambre y sentirte demasiado lleno. Y finalmente, considera el efecto que tienen las emociones en tu apetito. A muchas personas se les hace fácil devorar comida incluso cuando no tienen hambre si se sienten aburridas, tristes, estresadas o incluso, felices. Reconocer estas conexiones puede ayudarte a romper el hábito emocional de comer.