Día del Trabajador: el horrible origen de la palabra “trabajo”

El término tiene un significado para nada agradable
Día del Trabajador: el horrible origen de la palabra “trabajo”
Trabajadores agrícolas locales de Delano donde César Chávez atrajo la atención nacional a las duras condiciones de trabajo en los campos.

¿De dónde viene la palabra “trabajo”?
Según la Real Academia Española, el origen es horrible: “Del latín tripaliare. Torturar. Derivado del latín tardío tripalium, instrumento de tortura compuesto de tres maderos”.

Así que, según su etimología, el trabajo es un tipo de tortura.
En efecto, el tripalium (“tres palos”) era un cepo con tres puntas que se usaba en el Imperio Romano para inmovilizar caballos, cerdos, o bueyes, y así poder herrarlos o examinarlos. Luego se usó para castigar esclavos.

De “tripalium” surgieron, entonces, las palabras “trabajo”, “travail” (francés) “travaglio” (italiano), y “trabalho” (portugués).
Pero también en las lenguas germánicas y eslavas el origen de “trabajo” tiene que ver con el sufrimiento. En alemán, “arbeit” sugiere esfuerzo y sufrimiento. En inglés, “work” viene del gótico “wrikan”, que implica persecución. Y en eslavo, “rabota” significa tarea forzada.