Pequeños negocios, grandes motores

Da comienzo la Semana de los Pequeños Negocios para celebrar, escuchar y tender la mano a quienes más empleo crean en el país
Pequeños negocios, grandes motores
Los negocios de los latinos dependen más en su lanzamiento de las relaciones familiares y de amistad que el resto./Mariela Lombard

Esta es la semana en la que hasta el 6 de mayo se celebra la ingenuidad, el talento, el hacer y las aportaciones a a la economía de los pequeños negocios.  Es mucho que celebrar porque además de las muy inspiradoras historias de los creadores de estas aventuras empresariales, los pequeños negocios son un motor clave para la economía del país.

Unos más humildes que otros, unos más inestables que otros, pero en conjunto una máquina que se mueve gracias a 28 millones de pequeñas empresas en el país, según la Small Business Administration (SBA). Sus ventas son el 54% del total de la facturación comercial de EEUU y 55 de cada 100 trabajadores tienen una ocupación en una pequeña empresa. Desde los años setenta han sido los creadores del 66% de los nuevos empleos.

Mientras las grandes compañías han ido expandiendo su alcance fuera de las fronteras, tanto a nivel comercial como de producción y desde los años noventa han eliminado unos cuatro millones de puestos de trabajo, los pequeños negocios y las start ups han creado ocho millones de nuevos empleos.

La retórica antiinmigrante ha llevado la inquietud a muchos de los emprendedores latinos y hace unas semanas este diario tuvo la ocasión de oír a muchos empresarios locales que lamentaban que el miedo está disminuyendo el consumo de la comunidad que es su principal cliente. Los latinos están saliendo menos y ahorrando más o mandando más dinero a sus familias en sus países.

Es algo que puede pesar negativamente en un conjunto de personas que pese a todo, a principios de año se mostraba optimista.

En una encuesta publicada en febrero por Bank of America, los negocios latinos mantenían el buen espíritu de los últimos años y  anticipaban seguir por la senda del crecimiento, algo que les convierte en una parte fundamental de este ecosistema de pequeñas empresas y empleo a nivel local, estatal  federal.

Esta encuesta hecha por esta entidad bancaria revela que el 71% de los empresarios latinos entrevistados esperaban un aumento de sus ingresos por ventas, 20 puntos porcentuales más que los no latinos. Además, el plan pasaba por contratar más empleados en 2017 y seguir en esa senda durante los siguiente cinco años.

Elizabeth Romero, una directora ejecutiva de pequeños negocios de Bank of America, explicaba hace apenas dos meses que los latinos están viendo oportunidades para ellos y para sus familias y están usando su red personal y sus comunidades para ayudarles a hacer realidad sus sueños. “Incluso cuando se enfrentan a los mismos retos y precoupaciones que afectan al resto de pequeños empresarios, están probando ser no solo fuertes sino también muy  optimistas con respecto a sus planes futuros y las perspectivas de crecimiento”.

Los empresarios hispanos, y de ello son buena muestra muchos de los que han sido presentados a través de estas páginas, están siempre más dispuestos a buscar ayuda entre la familia y amigos, tanto para financiar como para gestionar sus negocios. Según Bank of America, 66% han recibido algún tipo de apoyo financiero de amigos y familia. La salud de esta comunidad, es por tanto vital para los empresarios.

De hecho muchas empresas que luego han participado de rondas de financiación más sofisticada, con capital semilla o el escaso capital riesgo que existe para las start ups de esta comunidad (menos del 1%), han empezado con el préstamo, inversión o donación de dinero por parte de los más cercanos.  Así es la red, estrecha familiar, de esta cultura, algo que ayuda a sustituir, en cierta medida, el acceso a más variadas redes profesionales, de inversores….

Así las cosas, los pequeños negocios en los que se habla español son negocios familiares cuyo futuro suelen pasar por seguir siendo parte de la familia. Ahora la familia y la comunidad necesitan algo más seguridad y menos inquietud para seguir jugando su papel en el motor que mueve al país con el optimismo que mostraban a primeros de año.

Qué preocupa a los empresarios

  • Equilibro entre la vida personal y el trabajo
  • Encontrar a buenos candidatos para puestos de trabajo
  • Acceso a la financiación
  • Entender las regulaciones
  • Gestionar el día a día
  • La fortaleza del dólar (especialmente en el caso de los latinos)
  • Los impuestos a las sociedades
  • La subida de tasas de interés.

Fuente: Bank of America.

¿Quiénes son los pequeños negocios?

La definición que usa la SBA de pequeño negocios varía según el sector pero la definición estandard abarca a empresas con ventas anuales de siete millones de dólares o 500 empleados. Y hay excepciones que engloban a negocios con $35.5 millones y hasta 1,500 empleados.