El hombre que durmió 6 días junto al cadáver de su esposa

Russell Davison quería mostrar otra actitud ante la muerte
El hombre que durmió 6 días junto al cadáver de su esposa
A Russell Davison la muerte de su mujer Wendy le rompió el corazón.

Wendy Davison murió en su casa de Derby (Reino Unido) el pasado mes de abril tras haber pasado más de una década luchando contra un cáncer cervical. Tenía 50 años.

Su marido, Russell Davison, asegura que su muerte le “rompió el corazón”. Una vez asimilado lo ocurrido, Russell decidió mantener el cuerpo de su mujer en casa para evitar que acabara en la morgue.

Tras tomar la difícil decisión pasó seis días durmiendo junto al cadáver de su esposa. Su objetivo era poner en tela de juicio la actitud de la sociedad ante la muerte.

“La muerte parece ser un tema tabú en nuestra sociedad. Nadie quiere hablar de ello”, explica Russell Davison. “No quería que acabara en una funeraria. Preferíamos cuidar de ella en la casa familiar, tenerla en nuestra habitación para poder dormir con ella”.

Russell Davison (centro) junto a Wendy y su hijo Dylan.
Russell Davison (centro) junto a Wendy y su hijo Dylan.

A pesar de la controversia creada por la noticia, en el Reino Unido es legal mantener un cuerpo en casa.

La única premisa es que la muerte ha de ser comunicada a las autoridades. Algo que, según el Juzgado de Instrucción del condado británico de Derbyshire, hizo el médico de cabecera de la señora Davison.

A Wendy Davison le diagnosticaron cáncer en 2006, pocos días después de su cumpleaños 40. En aquel entonces, ella y su marido decidieron afrontar la enfermedad de manera “natural”.

“No estábamos preparados para poner su vida en manos de los doctores. Queríamos llevar a cabo nuestra propia investigación y hacer todo lo posible para mantener a Wendy con vida”, asegura Russell.

Confiaban en que su decisión, que incluía no someterse a tratamientos de radioterapia y quimioterapia, extendería la vida de Wendy “por mucho tiempo”.

Wendy Davison
Amigos y familiares acudieron a la casa de los Davison para despedirse del cuerpo de Wendy.

“Experiencia bonita y reconfortante”

En 2014, los médicos le dijeron a Wendy Davison que le quedaban 6 meses de vida. La pareja decidió entonces que dedicarían el tiempo a viajar por Europa. Un periplo que, a la postre, acabaría siendo “la mejor época de sus vidas”.

El pasado mes de septiembre, sin embargo, tuvieron que volver a casa cuando los dolores que padecía Wendy se volvieron insufribles.

Aunque en un principio fue internada en el Royal Derby Hospital, Wendy y Russell decidieron que no moriría allí. En su lugar, determinaron que la familia cuidaría de ella en casa y que su cuerpo permanecería allí hasta ser incinerado.

Murió el pasado 21 de abril.

“Wendy ha muerto en paz, totalmente sedada, sin sufrir dolor, sujeta por mis brazos y los de nuestro hijo Dylan y con nuestro fiel perro Elvis acurrucado junto a ella”.

Según Russell, haber gozado de la compañía de familia y amigos durante los últimos días de Wendy fue una “experiencia bonita y reconfortante”.


Las reglas británicas para poder mantener un cuerpo sin vida en casa

  • Siempre y cuando la muerte haya sido comunicada por el médico de cabecera en un plazo inferior a cinco días, un cuerpo puede permanecer en casa hasta el momento del funeral.
  • Es obligatorio que el director de una funeraria o una enfermera se encarguen de la limpieza del cadáver.
  • Si el cuerpo va a permanecer en casa durante algunos días, es necesario que el director de una funeraria se encargue de embalsamarlo.

Fuente: Cancer Research UK