Editorial: “Las vacantes de la Patrulla Fronteriza”

Total, son los inmigrantes los que tienen que sufrir los excesos de la Patrulla Fronteriza
Sigue a La Prensa en Facebook
Editorial: “Las vacantes de la Patrulla Fronteriza”
Vacantes para la Patrulla Fronteriza

La Patrulla de Fronteras y Aduanas (CBP) tiene inconvenientes  de reclutamiento. Un excomisionado de esta fuerza dijo que la frontera es  el “ambiente con la mayor amenaza de corrupción gubernamental.” Por eso,  se necesita una fuerza con integridad y ese es el problema.

Esta dificultad se quiso solucionar en el pasado, relajando las exigencias para ingresar a la Patrulla Fronteriza, que integra el CBP. Esto condujo a  serios problema de disciplina.

Hoy se quiere cometer el mismo error para cumplir con las metas del presidente Donald Trump, de ampliar la fuerza como parte de su equivocada política migratoria.

Dos de cada tres candidatos son rechazados por no pasar la prueba del polígrafo, más conocido como el detector de mentiras, según un reporte de la agencia de hace cinco meses. Por eso, hay 2,000 vacantes sin llenar, la Patrulla se redujo a 20,000 efectivos y es complicado contratar 5,000 agentes como quiere la Casa Blanca.

Ante esto, en la Cámara de Representantes avanza un proyecto de ley, Boots on the Border Act of 2017, que elimina la exigencia del polígrafo para los candidatos con experiencia policial o militar.

Esta prueba comenzó en 2012 como reacción a los problemas de corrupción y excesos de violencia en la Patrulla Fronteriza.

Según el Departamento de Seguridad Interna ( DHS), se registraron cerca de 1,700 aseveraciones de excesivo uso de fuerza del CBP entre 2007 y 2012. La Patrulla Fronteriza también se vio involucrada en más de 130 tiroteos con docenas de muertos

  Un reporte de la Oficina de Control del Congreso estimó que entre 2005 y 2012 se reportaron 2,179 arrestos de agentes del CBP por mala conducta como violencia doméstica, manejo bajo la influencia y otros. Esto significa que en siete años hubo casi un arresto al día de estos agentes.

Esto no quiere decir que todos los integrantes de la Patrulla Fronteriza sean violentos, pero allí hay un código de silencio mayor que en otras fuerzas policiales. De esto sale que en ocho años no haya habido un solo agente castigado internamente por exceso de violencia.

Esto es consecuencia de las contrataciones después del 9-11, en que la urgencia fue más importante que la calidad de los agentes.

En el 2010 el Congreso aprobó el uso del polígrafo en la contratación de agentes para elegir un personal más adecuado. Dos anos mas tarde se comenzó a usarlo y en 2016 el DHS sugirió ampliar su utilización.

Ahora se lo quiere eliminar para que un grupo de candidatos pueda ingresar a la Patrulla Fronteriza, que antes no podía hacerlo por no superar la prueba del detector de mentiras. Vaya tranquilidad con la nueva camada de reclutas a cargo de la seguridad fronteriza.

Es indignante que cuando se habla de control migratorio se tira el sentido común por la borda. Lo inaceptable, es bienvenido. Y la experiencia del  pasado cercano se esfuma por arte de magia.

Total, son los inmigrantes los que tienen que sufrir los excesos de la Patrulla Fronteriza.