La conmovedora carta de Sarah Hyland tras las críticas que recibió por su delgadez

La actriz de Modern Family dijo que está tomando una medicación que le está "salvando la vida"
Sigue a La Prensa en Facebook
La conmovedora carta de Sarah Hyland tras las críticas que recibió por su delgadez
Sarah Hyland, en la foto que desató feroces críticas por su figura.

Sarah Hyland, la actriz que interpreta a Haley Dunphey en Modern Family, fue protagonista de muchos rumores en los últimos meses por su pérdida de peso. Tras mucho tiempo sin darle importancia ni a los comentarios de sus seguidores en las redes sociales ni a los dichos de algunos medios, decidió hablar y lo hizo con una extensa carta que publicó en su cuenta de Twitter.

La actriz de 26 años que en estos días está rodando la nueva versión de Dirty Dancing, salió al cruce del bullying que está sufriendo por su extrema delgadez y sin dar detalles, insinuó que estuvo enferma y que por esa razón perdió peso, que pasó “los últimos meses básicamente metida en la cama descansando” y perdió “mucha masa muscular“. Habló del uso de corticoides y de una “lucha” que tiene que “superar”.

Ante las feroces críticas por sus brazos, que en una foto reciente subida a Instagram lucen flaquísimos, dijo: “No es agradable mirarte al espejo y ver que todo lo que has trabajado duramente en el gimnasio se ha desvanecido o que tus piernas son del tamaño de tus brazos. Pero sé que cuando esto termine volveré a ser FUERTE, esbelta y fabulosa, como sé que debo ser“.

Sobre las críticas que la vapulean por su cara inflamada, aclaró: “Mi cara está hinchada por la medicación que me está salvando la vida. Los que han tomado prednisone [corticoides]: sé por lo que están pasando y los aplaudo por poder con ello como yo estoy pudiendo”.

A continuación, el texto completo:

Me gustaría contar algo que no sólo se ha sacado a colación en Twitter sino que ha sido MUY discutido en mis comentarios de Instagram. Ese algo es mi peso. Normalmente no hablo de cosas como estas porque lleva la atención a aquellos que intentar esparcir la negatividad, pero estoy aquí para explicar unas cuantas cosas y para repartir amor. Allá voy…

No he pasado por el mejor de los años. Quizás un día hable de ello pero, por ahora, me gusta mi privacidad. Diré que este año ha traído un montón de cambios y, con ellos, cambios físicos. Me han dicho que no puedo hacer deporte. Lo que, en mi caso, me disgusta muchísimo. Soy una activista de la actividad física (y de comer comida basura en la cama, pero es cuestión de equilibrio, ¿no?). Me encanta estar al aire libre. Me encanta sentirme FUERTE (estoy usando mucho esa palabra). La fuerza lo es todo. Ser fuerte me ha llevado adonde estoy. Tanto física como mentalmente. No soy fan de “estar flaca”. Algo que muchos me han dicho, que estoy y mucho.

“Cómete una hamburguesa”. “Tu cabeza es más grande que tu cuerpo y eso es asqueroso”. ¡Y tienen razón! ¡Tendría que comerme una hamburguesa! ¡Porque son jodidamente ricas! Pero ¿saben qué? Lo hago 🙂 Y, de nuevo, tienen razón. La cabeza de nadie debería ser más grande que su cuerpo, pero considerando que me he pasado los últimos meses básicamente metida en la cama descansando, he perdido mucha masa muscular.

Mis circunstancias me han puesto en un punto en el que no puedo controlar cómo está mi cuerpo. Así que me esfuerzo muchísimo para estar lo más sana posible, como debería hacer todo el mundo. Ah, y no hay Photoshop. Esas son mis piernas. Esos son mis brazos.

Escribo esto porque he sido acusada de promover la anorexia en, irónicamente, una publicación contra el bullying. Y quiero que las chicas jóvenes sepan que esa NO es mi intención. He colgado una foto de la línea de ropa de mi novio, parte de la cual va a una alianza antibullying, y como respuesta me han hecho bullying a mí. Lo que me hizo reír y luego me decepcionó fue que chicas jóvenes estuvieran leyendo posts que dicen que estoy promoviendo la anorexia por mi peso.

Aunque estos comentarios no me afectan, pueden afectar a otras personas. Así que estoy aquí para decir que nadie debería llegar al peso en el que yo estoy ahora. Estoy trabajando duro para mantener mi peso comiendo tantas proteínas como puedo y estando FUERTE y sana. ¡No hay de qué preocuparse! He estado mal antes y probablemente lo esté más adelante pero estoy firme y sólida y superaré los obstáculos.

Ya que estoy… Imagino que se habrán preguntado ¿estoy preocupada por mi apariencia física ahora mismo? Bueno, no es agradable mirarte al espejo y ver que todo lo que has trabajado duramente en el gimnasio se ha desvanecido o que tus piernas son del tamaño de tus brazos. Pero sé que cuando esto termine volveré a ser FUERTE, esbelta y fabulosa, como sé que debo ser.

Probablemente todos tengan algo que decir al respecto pero eso no me afecta. No me importa cuando dicen que parece que estoy embarazada. O gorda. Porque sé que mi cara está hinchada por la medicación que me está salvando la vida. Los que han tomado prednisone [corticoides]: sé por lo que están pasando y los aplaudo por poder con ello como yo estoy pudiendo.

Mi confianza no merma por sus comentarios. Porque siempre estaré demasiado gorda. Siempre estaré demasiado flaca. Nunca tendré suficientes curvas para que se me pueda considerar una mujer. Siempre seré una zorra por llevar un corpiño con push up.

Ámense tal y como son. Sean la mejor versión de ustedes mismos. Sean sanos. Soy una mujer de 26 años que cada día pasa por más de lo que puedan imaginar. Pero trabajo duro. Amo el trabajo duro. Y estoy donde estoy porque soy FUERTE y no me rindo. Doy las gracias por la vida y ustedes también deberían. ¡No dejen que los comentarios de los demás cambien nada de ustedes! El amor y ser positivos es lo que más necesitamos. Especialmente en épocas como esta.