Insólito: Nadie sabe dónde están los restos de Garrincha

El gran 'cascorvo', compañero de Pelé, sigue regateando a todos desde el más allá
Sigue a La Prensa en Facebook
Insólito: Nadie sabe dónde están los restos de Garrincha
El fenomenal Garrincha en el partido de cuartos de final ante Gales en el Mundial de 1958 en Suecia.

Considerado como el mayor regateador en la historia del fútbol, el legendario futbolista brasileño Manuel Francisco dos Santos ‘Garrincha’ sigue eludiendo a todo el mundo, incluso 33 años después de su muerte, ya que nadie saber confirmar dónde está su cuerpo.

La noticia, ni confirmada ni desmentida, de que los restos mortales de Garrincha desaparecieron del cementerio donde yacían se suma al sinfín de extravagancias que rodean la figura de este mítico futbolista, dos veces campeón mundial y que murió en 1983 víctima de cirrosis, pobre y abandonado.

La supuesta desaparición de los restos del llamado “Genio de las Piernas Torcidas” y “Alegría del Pueblo” ha provocado además un nuevo conflicto familiar, al ser una de sus hijas la que denunció la desaparición de los restos mortales y algunos de los otros descendientes los que la desmienten.

“El alcalde quiere hacerle un homenaje; fue al cementerio y le dijeron que nadie sabía donde estaba el cuerpo”, explicó a Efe Rosángela Cunha, una de las hijas de Garrincha y que fue quien dio la noticia sobre la no localización de los restos mortales.

Garrincha fue enterrado en 1983 en un modesto nicho en el cementerio Raíz da Serra, en el distrito de Pau Grande de la ciudad de Magé, un suburbio de Río de Janeiro.

En 1985, se construyó un panteón para que el ciudadano más ilustre de la historia de Magé tuviera un reconocimiento póstumo. Sin embargo, no hay registro de que el cadáver hubiera sido trasladado, y aquí radica toda la confusión.

“No nos creemos mucho esta historia. Si hubiera cualquier cosa sobre el cuerpo, toda la familia lo sabría, no sólo una persona”, dijo a Efe Luis Bastos, uno de los nietos del futbolista.

“Si la historia fuera real, que creo que no, tomaríamos medidas junto con la familia y los órganos competentes”, agregó el nieto, quien hoy trabaja como cazatalentos para la empresa de otro gran astro brasileño, Ronaldo.

“Todos los familiares nos quedamos muy tristes al saber la noticia”, explicó Alexandra dos Santos, la nieta mayor del exfutbolista. “Queremos saber la verdad“, agregó.

“Creo que es una noticia que si la expones a la prensa tienes que saber que es verdad, y primero debería ser comunicada a la familia“, lamentó dos Santos en referencia a las denuncias de su tía.

Los dos nietos aseguran que los restos de su abuelo permanecen en el nicho en el que fue sepultado en 1983, y que nunca fueron trasladados.

Trabajadores del cementerio aseguraron a Efe que nunca se realizó ninguna exhumación del cuerpo de su inquilino más famoso.

Sin quererlo, Garrincha también regatea a quien se acerca a su nicho, donde las fechas de su nacimiento y fallecimiento están equivocadas: según está grabado en el mármol, nació el 28-10-1933 y murió el 20-1-1985, cuando, en verdad, vio luz el 18-10-1933 y falleció el 20-1-1983.

“Estamos analizando esto, en principio parece que los restos no están aquí (en la tumba original) y fueron para el otro lugar (el panteón)”, dijo el alcalde de Magé, Rafael Tubarao.

“Se dijo que se trasladaron los restos arriba y se abrió un proceso administrativo para saber dónde están, para poder rendir un homenaje decente“, agregó el alcalde, quien lamentó “la desorganización que había aquí en el cementerio: le hicieron un homenaje para llevar sus restos al panteón y no se sabe si se hizo”.

Garrincha, considerado como uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos y que ganó los Mundiales de 1958 y 1962 con la selección brasileña, falleció a los 49 años, víctima de una cirrosis provocada por su alcoholismo y una vida sin reglas.

El nuevo escándalo es uno más en torno a un futbolista que compartió una época dorada para el fútbol brasileño con figuras como Pelé, Zagallo y Nilton Santos, y está considerado el mejor extremo derecho de todos los tiempos.

Además de su calidad, Garrincha era conocido por su espíritu irreverente y su ingenuidad, que lo hicieron famoso fuera de las canchas por anécdotas que lo marcaron toda la vida.

Entre tales perlas destacan los supuestos reclamos por un radio que compró en Suecia y del que dijo que no funcionaba porque sólo transmitía programas en sueco o como cuando le preguntó a uno de sus técnicos si había combinado todas las estrategias que intentaba enseñarle con los defensas rivales.

El brasileño tuvo serios problemas con el alcohol, incluso antes de hacerse famoso y también era viciado en sexo; algo confirmado por la cantante brasileña Elsa Soares, su segunda esposa.

Garrincha era un mujeriego que tuvo numerosos hijos con diferentes compañeras, incluso con una sueca con la que pasó una noche cuando disputaba el Mundial.

El “héroe del pueblo” no se libró de los escándalos ni muerto ya que sus numerosos hijos han disputado indemnizaciones y otras ventajas ofrecidas por la fama de su progenitor.