Lucero: “Mientras más transparente eres es mejor, porque la gente te vibra”

Mira lo que nos confiesa
Sigue a La Prensa en Facebook
Lucero: “Mientras más transparente eres es mejor, porque la gente te vibra”
Lucero

En su gran regreso a Univision, Lucero está disfrutando de su papel de jueza en la etapa final de ‘La Reina de la Canción’, el reality de las 8/7 Pm Centro que busca a la próxima cantante femenina de la música regional mexicana. Y a esto se le suma el éxito de su nuevo álbum ‘Enamorada con Banda’ del mismo género.

En exclusiva hablamos con la estrella mexicana, quien nos revela secretos de su carrera y de lo que espera de la ganadora del reality de Univision.

Pregunta: ¿Cómo te sientes de estar en este reality que es tan cercano a la gente?
Lucero: Muy contenta, justo por eso, porque siento que es un concepto diferente por el tema del regional mexicano, son solamente mujeres, y está teniendo mucha aceptación a la gente, hoy en día conseguir audiencia no es nada fácil, hay demasiadas opciones lo cual quiere decir que es un programa que tiene una base entretenida, que hay talento, que hay credibilidad… A mí me gusta mucho ser jueza de un proyecto así en donde además de todo, conoces mucho los sueños, las historias de las participantes, su manera de pensar, de ser, quién tiene la vocación real y quién podría quedarse más en el aspecto producción, música, arreglista… Es una línea delgada, no es lo mismo ser un performance en el escenario, que ser un talento en la música.

P: ¿Y qué buscan ustedes?
L: Estamos buscando un cumulo de cosas: la calidad vocal, la interpretación , la afinación, la cuadratura, todo lo que ya sabemos y que además es evidente que esas chicas todas tienen esa calidad. Ahora también estamos viendo la vocación, las ganas, el carácter, esa es la inteligencia emocional, ayuda o puede perjudicar, un poco en momentos como estos, tan decisivos, es en donde hay mucho también del estrés, los nervios, del cansancio, porque es mucho tiempo de estar aisladas, de no tener comunicación, y bueno hay gente que no puede lidiar con ello y otros que sí, y las que pueden y las que tienen la fuerza además del talento, la personalidad, pues son las que se irán perfilando, tal vez para finalistas, y ahorita las diez están maravillosas.

P: Las 10 participantes que llegaron tienen todo eso, ¿qué vas a exigir como jueza?
L: Eso es lo difícil, porque a veces pareciera que alguien que está dando su 100 % ya no tiene más de dónde sacar, pero yo creo que eso es lo que vamos a necesitar. Hoy como jueza lo que yo voy a desear ver es un 1000 %. Cuando un artista piensa que ha llegado a dar el tope en un proyecto, en su carrera, en una canción, es cuando te esfuerzas para lograr un poquito más… Aquí es donde vamos a ver hasta dónde pueden lograr llegar, creo que el limite va más allá en la cuestión de su entrega, su esfuerzo, su resistencia, que hoy se cansan mucho más, ya traen un cumulo de desveladas, de montaje de canciones, de ensayos, de desgaste físico y emocional, en donde se verá también ‘de que cuero salen más correas’, esa es la exigencia que estamos teniendo en esta etapa del programa, y a ellas les conviene porque cuando te topas con la vida real de un artista real, así es un poco la cosa.

P: ¿Qué te sorprendió de lo que has vivido hasta ahora?
L: Las que están, me han sorprendido para muy bien porque tienen mucho que dar, y tienen mucho que expresar y se han seguido esforzando, finalmente son triunfadoras de esta etapa. Probablemente lo que tal vez no, lo que a veces sucede es eso las personalidades, te sorprendes un poco y dices: “Ay pero por qué echó a perder ese momento con esa reacción, con ese desplante”…

En la vida artística mientras más transparente eres, es mejor, porque la gente te vibra y te siente, pero hay que ser un poco político también, podrá ser el autógrafo número mil al día o la foto número cien, pero es una persona que te va a ver una sola vez en su vida, a ella no le importa, merece este cariño, respeto, ilusión, sorpresa, y bueno a veces como artista tienes que tener pues un poco de eso, de armonía, y decir, es parte de lo que me gusta hacer, y lo tengo que asumir y lo tengo que llevar bien con respeto, con gusto, con cariño.

P: ¿En algún momento te pesó esa parte de tu carrera?
L: Esa parte no, a veces te cansas físicamente. Por ejemplo, llegas al aeropuerto a las 6 de la mañana, a penas te da tiempo de bañarte, entonces a veces si no estás en tu momento óptimo, pero en esa parte soy paciente, soy tolerante, y gusto mucho, disfruto mucho de la cercanía de la gente no tengo este problema del anonimato, de no querer ser reconocida porque no soy una persona tímida, me gusta compartir… Claro, cuando ya se convierte en una invasión puede ser incómodo y hasta puede ser peligroso pero no creas que pasa todo el rato, realmente no tengo yo recuerdo que me haya sucedido una cosa incomoda. Lo más difícil y que tienes que aprender a manejar es la vulnerabilidad de las críticas en los ataques o chismes, inventos que ni son ciertos. Lo que si a veces luchamos mucho los artistas es por cuidar nuestra parte intima, nuestros seres queridos que no son artistas para no exponerlos, y no volverlos vulnerables a ellos por algo que no escogieron.

P: ¿En estas niñas ves quienes puedan lidiar con esto y quienes no?
L: Sí, desafortunadamente creo que se empieza a vislumbrar algo de eso, sí se empieza a ver un poquito los caracteres, las personalidades y la vocación de cada una, y sí tal vez sí,

P: Y en medio del reality sacas tu álbum de banda, ¿casualidad o inspiración?
L: Destino. Éste disco yo lo vengo planeando hace mucho tiempo, cuando me proponen ser jueza de ‘La Reina de la Canción’ antes que el disco salga a la venta, me encantó porque yo sabía que este disco venía también, entonces se unió perfecto… Yo no lo busqué pero coincidió que salió ahora en abril y va súper bien en ventas, en tocadas en la radio y yo digo qué padre porque qué mejor que una cantante de genero regional mexicano especialmente es este disco con banda, pueda hacer jueza de un programa en el que se busca a la cantante del género regional mexicano, quedo armadísimo como si lo hubiéramos confeccionado con un diseñar de ropa.