Con poesía gráfica hacen homenaje a víctimas del Pulse en el Sistema Universitario Ana G. Méndez

Sigue a La Prensa en Facebook
Con poesía gráfica hacen homenaje a víctimas del Pulse en el Sistema Universitario Ana G. Méndez
Un ejemplo de la poesía gráfica de Antonio Sajid López en homenaje a las víctimas del Pulse.
Foto: Cortesía

El Sistema Universitario Ana G. Méndez (SUAGM) se unió a los innumerables actos de recordación del aniversario del ataque terrorista en el club Pulse y de sus víctimas mediante la exhibición ‘Etiologías’, poesía gráfica del catedrático auxiliar de español Antonio Sajid López. López también imparte cursos de redacción, oratoria e investigación a nivel de maestría y cuenta con un doctorado en Literatura por la Universidad de Florida en Gainesville.

La poesía gráfica, señala López, trenza sobre el papel imágenes y palabras convirtiendo al poema mismo en un objeto visual. “Vivimos en una época de redes sociales e imágenes inmediatas, por eso he dirigido mi estética hacia esa nueva forma de mirar el mundo. He publicado cinco poemarios, en tres de ellos trabajo con la poesía gráfica: ‘Entre mi sexo y mis nervios’ (2014), ‘Cartas a Estela’ (2016) y ‘Etiologías’ (2017)”, señala el autor.

López recalca que las imágenes creadas para su libro por el artista Eyerí Cruz Otero “intentan calcar la tragedia vivida esa noche. Por un lado, la aparente mujer es realmente un transformista –una ‘Drag Queen’- pues, como sabemos, esa noche había espectáculo en Pulse. Una de ellas, Kenya Michaels, conocida por el programa de telerrealidad RuPaul’s Drag Race, narró a la prensa cómo logró escapar del ataque. Es una de las inspiraciones de ese cuadro ‘Vidas que habitan’ (2017). La cruz es símbolo de muerte, pero también de resurrección y vida eterna; es decir, de esperanza. Las muertes violentas traen consigo una reflexión obligatoria y, por consiguiente, algunos cambios en el desarrollo de nuestras sociedades”.

Para el catedrático, su obra ‘Etilogías’ “es una forma de exorcizar el dolor. Como hombre gay, he sabido anteponerme a la discriminación desde niño. Pero lo de Pulse fue un golpe irreversible en la lucha por los derechos civiles de mi comunidad. Fue como regresar al pasado, como si todas las marchas, todos los juicios, la militancia, los sacrificios, todas las conversaciones que por año hemos tenido con nuestros líderes no hubieran valido nada. Esa mañana yo sentí como una garra que me arrancaba el corazón de un golpe. Perdí a un compañero de estudios de la secundaria (asistimos juntos a la Escuela de Bellas Artes de Ponce), Xavier Serrano, además de ver partir a tres estudiantes de nuestro recinto: Simón, Gilberto y Omar”.

“Este libro es para mí una victoria en términos de lucha. La historia nos ha demostrado que por más que proliferen las crucifixiones y, por consecuencia, las conversaciones estéticas con los actos de violencia, la humanidad sigue avanzando sin detenerse, alternando los blancos de la violencia de manera aleatoria. Sin embargo, yo prefiero mirar hacia el futuro con optimismo. He publicado esta obra con la esperanza de que genere nuevas conversaciones, para así crear otra fisura en la configuración de nuestra tradición política, religiosa y social. Que sirva esta tragedia para erradicar el velo de la ignorancia que por muchos años se ha ensalzado en este país. Yo sé que no estoy solo en este frente de batalla”, concluyó López.

Mayra Ramos Miró, directora nacional de Relaciones Públicas, Comunicaciones y Publicaciones de SUAGM por su parte señaló que “como institución universitaria fomentamos el análisis crítico de la sociedad en la que vivimos, estimulamos la expresión libre de la cual disfrutamos en una democracia y promovemos la diversidad de ideales y pensamientos que por naturaleza recibimos. La obra del profesor Antonio Sajid López abre una ventana multicolor que nos permite ver a la sociedad desde el punto de vista gráfico, poético y real. A través de ella revivimos los momentos de dolor que sufrimos tras perder a cuatro miembros de nuestra familia durante la tragedia de Pulse, pero también reflexionamos acerca de nuestro rol en la sociedad, recordando que nuestro trabajo como educadores se mide en nuestra capacidad de formar seres humanos de bien”.

Alrededor de la web