Orlando honra con amor y solidaridad a las víctimas del club Pulse

Al conmemorarse el primer aniversario del trágico atentado que cobró 49 vidas, la comunidad de la ciudad mostró su amor y solidaridad por las víctimas y sus familias
Orlando honra con amor y solidaridad a las víctimas del club Pulse
Muchos se acercaron hasta el local del club Pulse, en Orange Avenue, a lo largo del día del primer aniversario de la tragedia de Pulse para honrar y recordar a las víctimas. (Cecilia Figueroa / La Prensa)
Foto: Cecilia Figueroa / La Prensa

Una jornada de amor y gestos nobles desde abrazos gratis, piedras dibujadas en forma de corazón, corazones escritos con mensajes de amor, corazones de felpa, flores, cuadros artísticos y murales inspirados en las 49 víctimas fueron parte de los “actos de amor y bondad” que marcaron la conmemoración del primer aniversario de la tragedia en el club Pulse, en Orlando.

Así, las 49 víctimas fueron honradas a lo largo de diferentes eventos comunitarios en Orlando, donde muchos participaron para acompañar a las familias y decir “presente” en este acto dedicado al amor y paz.

Los actos de recordación empezaron desde temprano en la mañana con una ceremonia en las inmediaciones del edificio administrativo del gobierno del Condado Orange, donde autoridades locales y funcionarios se unieron para el despliegue de la bandera multicolor de la comunidad LGBTQ y donde se proclamó al 12 de junio del 2017 como “Día de Orlando Unido- Día de amor y bondad”. Un año antes, el 12 de junio de 2016, un atentado terrorista arrebató la vida a 49  inocentes en el Club Pulse.

Mientras, el gobernador de Florida, Rick Scott, proclamó ‘Día de Recordación de Pulse’ en Florida, por lo que las banderas lucieron a mitad de asta en ese día conmemorativo.

A esta convocatoria de la Ciudad de Orlando, del Condado Orange, del club Pulse y de organizaciones involucradas respondió abrumadoramente la comunidad de Orlando.

Una de las asistentes a las inmediaciones del club Pulse, Adriana Bonilla, dijo sentir el deseo de estar presente en el evento de recordación en el Pulse.

“No perdí ningún familiar, ni conocido, pero para mi hija es bien importante esto, la traje para que viera cómo la gente está honrado a las víctimas. Es impresionante ver cuánta gente ha venido a honrar a las víctimas. En la comunidad sí he visto un poco el cambio para tratar a todos con respeto”, dijo la ecuatoriana, quien considera a Orlando una ciudad segura para su familia.

“Me vine de Nueva York y pese a lo que pasó aquí, nunca voy a cambiar mi pensar sobre Orlando, es la mejor ciudad para criar a mis hijos”, dijo la ecuatoriana.

También, Sandra Castro, residente de Orlando, asistió al club Pulse y se conmovió mucho al ver tantas muestras de cariño con las flores, cuadros, mensajes de amor que invadían el sitio: “no tengo ninguna persona que perdí aquí. Pero, nos duele, es duro que algo sucedió aquí. El amor y gente que puede unirse es lo que nos ayuda a sobrellevar una tragedia así: solo el amor”.

Una ceremonia privada con familiares de las víctimas, sobrevivientes e invitados especiales como autoridades locales y estatales se realizó dentro del club, y en las afueras la gente se conglomeraba para escuchar música y expresiones solidarias.

De las 49 víctimas, 24 eran de origen puertorriqueño. La noche del 11 al 12 de junio de 2016 muchos fueron a celebrar una ‘Noche Latina’ a este club de ambiente gay, donde muchos se sentían cómodos y bienvenidos.

La puertorriqueña Magda Soto, madre de Luis Daniel Conde, quien falleció junto a su pareja Juan P. Rivera, acudió al sitio junto a su esposo Jesús, y recibieron un corazón en papel pintado por una niña con colores multicolores, parte de una iniciativa de las hermanas @kimballgirls, que reparten corazones sanadores.

Para Soto, como muchos de los familiares, ha sido un año difícil de llevar y sanar las heridas. Sin embargo, el que recuerden a su hijo alivia un poco ese dolor.

“Tenemos que aprender a vivir con ese dolor, hay que recordarlo siempre. A este sitio, aunque es poco doloroso, venimos, no podemos coger miedo, hay que seguir adelante. Que haya paz, perdón, porque Dios sabe las cosas, el porqué y es el único que puede juzgar. Le pido a la humanidad que haya paz, que no haya odio, eso es algo malo”, expresó conmovida luego de mirar el mural del artista Michael Pilato, dedicado a las víctimas de la tragedia y a las personas dedicadas en su asistencia en la comunidad hispana y LGBTQ en Orlando.

Emoción, dolor y solidaridad

Soto dijo sentirse orgullosa de su hijo, a quien recuerda como un ser humano dulce, extraordinario y que ayudaba a muchas personas.

De igual forma, el puertorriqueño Luis Ocasio, padre de Luis Omar Ocasio, y alrededor de 20 miembros de su familia vinieron desde Tennessee a Orlando. Todos lucieron camisetas con la foto de su ser amado.

“Es la primera vez que vengo desde lo ocurrido, es fuerte, demasiado fuerte”, expresó.  Y dijo sentirse muy conmovido por las muestras de amor, solidaridad y respeto de la comunidad frente a la tragedia.

“Ha sido muy bonito recibir todo esto, uno tratar de sobrellevar pero nunca se puede recuperar la pérdida de un hijo. Él era un chico humilde, trabajador, con muchas metas, actuaba y bailaba”, agregó.

El representante estatal Carlos Guillermo Smith acudió con su madre. Y el senador federal Bill Nelson, el senador estatal Víctor Torres Jr. fueron algunas de las autoridades que estuvieron en la mañana en el Pulse.

Por la tarde, bajo lluvias y cerca de las 7:30 pm empezó el evento “Orlando Amor-Recordando a nuestros Ángeles”, en el anfiteatro del parque Lake Eola, dedicado a las familias de las víctimas. Se caracterizó por mensajes de unidad, diversidad, compasión, tolerancia y “Amor es Amor” en nuestra ciudad.

Ashleigh Ortiz y su pareja acudieron al evento de Lake Eola. Ella dijo que acudieron para apoyar a su comunidad, donde se sienten seguras y bien recibidas: “creo que el sufrimiento de cada persona que perdió algún familiar o alguna amistad duele más que estar aquí debajo de la lluvia. Venimos a apoyar a las personas, a estar aquí para ellos, porque pudo haber sido alguna de nosotras o alguna de nuestras amistades”.

El acto contó con palabras de Buddy Dyer, alcalde de Orlando, de Teresa Jacobs, alcaldesa de Orange, Patty Sheehan, comisionada de Orlando y de Bárbara Poma, propietaria del club Pulse junto a empleados del sitio. La invocación en español la hizo el pastor Israel Martin con miembros de diferentes denominaciones religiosas.

Uno de los momentos más emotivos de la noche fue la participación de la cantante puertorriqueña Olga Tañón al cantar el tema “Aleluya” en honor a las víctimas mientras se mostraban fotos de las vigilias y muestras de solidaridad y amor tras la tragedia.

Así, también, las lágrimas y rostros entristecidos invadieron a las familias y asistentes cuando llegó el momento de leer los nombres de las 49 víctimas, a cargo de los periodistas y conductores de televisión Nancy Álvarez y Jorge Estévez.

Al momento de nombrar a cada una de las víctimas, miembros de “Orlando Angel Force”, con alas de ángeles hacían presencia en el escenario con una vela. Los familiares aplaudían y gritaban frases de amor y cariño por sus seres amados.

Además, el evento incluyó varios números musicales que elevaron el espíritu de los asistentes, con el coro de Artes Comunitarias de Florida Central, el Coro Gay de Orlando, el coro de Voces Unidas de Orlando y la cantante Sisaundra Lewis, entre otras participaciones.

Después de las 10 pm muchos se trasladaron al club Pulse, a la vigilia programada. El sitio estaba inundado de flores y velas en forma de la palabra “LOVE”, y donde todos se abrazaban elevando sus deseos de paz y solidaridad.

Entre tanto, el Consulado de México en Orlando realizó una emotiva ceremonia recordando a las cuatro víctimas mexicanas de Pulse.

“Lejos del odio, estamos decididos a que nos invada el amor, la solidaridad y la tolerancia”, expresó Juan Sabines, cónsul de México en Orlando.