Almeyda acepta que error arbitral ayudó a Chivas en la final

El técnico de Guadalajara reconoce que el silbante no marcón un penal legítimo que pudo darle el empate a Tigres UANL
Sigue a La Prensa en Facebook
Almeyda acepta que error arbitral ayudó a Chivas en la final
Matías Almeyda, técnico de las Chivas del Guadalajara

GUADALAJARA, Jalisco.- Cuarenta y cuatro días después de la Final de Liga en la que el Guadalajara logró su título número 12, hoy por primera vez Matías Almeyda reconoció que el arbitraje no marcó un penal que pudo darle el empate a los Tigres, su rival por el título.

“Ahora que estuve escuchando este nuevo sistema en donde se ve por tele (V.A.R.) en el que se para el partido, por ahí es verdad que fue penal”, reconoció el pastor de Chivas.

Almeyda se refería a la jugada en tiempo de reposición del juego de vuelta del 28 de mayo, cuando Chivas ganaba 2-1 e Ismael Sosa entró al área y fue derribado por Jair Pereira, jugada protestada por los felinos y que el silbante Enrique Santander no marcó como como penal, acción que pudo darle el empate al visitante y llevar la definición al alargue.

“Fue penal, el árbitro muchas veces se equivoca a favor y otras en contra, pero en los dos goles de Gignac, en uno en el que empujó a Basulto (en temporada regular) y por ahí sí la jugada se paraba se anulaba”, argumento Almeyda.

El “Pelado” consideró que en caso de aplicarse el sistema de Video Asistencia Arbitral en la Liga MX, también su Rebaño habría tenido fallos a su favor que en la cancha terminaron con goles en contra.

“El primer gol que nos hace Gignac en la Final desplaza a Ponce entonces creo que hubiéramos estado parejos. Esto es futbol y hoy en día si existiera eso del VAR en nuestro torneo, desde ahí podríamos a llegar a contar lo que pase, pero ya está, la Copa está acá adentro”, mencionó en alusión a los fanáticos regios aún inconformes con el resultado.

Las Chivas entrenaron este miércoles en la cancha de su Estadio, preparando la Final de Campeón de Campeones justamente ante los Tigres en Los Ángeles.

“Creo qué hay una rivalidad sana, es una cuestión de competencia y cada equipo y cada afición quieren ser el mejor”, mencionó.