Reaparece en una protesta Óscar Pérez, el policía que atacó el Supremo de Venezuela

El inspector de la policía que pilotó un helicóptero que disparó sobre las sedes del Tribunal Supremo de Justicia y del Ministerio del Interior, reapareció en una concentración opositora en Caracas.
Reaparece en una protesta Óscar Pérez, el policía que atacó el Supremo de Venezuela
Óscar Pérez habló con los medios antes de desaparecer en una motocicleta.

El inspector de la policía científica Óscar Pérez, quien el pasado 28 de junio pilotó un helicóptero y disparó contra las sedes del Tribunal Supremo de Justicia y el Ministerio del Interior de Venezuela, reapareció en persona este jueves en una concentración opositora en Caracas.

A Pérez, quien está en busca y captura acusado de haber perpetrado un ataque terrorista y estar “alzado en armas” , se le vio también el pasado 5 de julio en un mensaje de video.

Pero este jueves fue más allá. Pese a que el gobierno lo está buscando y que incluso ha colocado carteles en Caracas pidiendo la colaboración ciudadana, Pérez apareció, habló con los medios rodeado de varios jóvenes con la cara tapada de la autodenominada “Resistencia” y se marchó en una motocicleta, según testigos.

El exagente del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) asistió este jueves en la noche a una manifestación convocada para conmemorar a los fallecidos en las protestas antigubernamentales en la plaza Altamira, en el este de la capital.

Óscar Pérez había aparecido en un video el pasado 5 de julio pero se desconocía su paradero.
Óscar Pérez había aparecido en un video el pasado 5 de julio pero se desconocía su paradero. AFP

Además de una severa crisis económica, Venezuela está en pleno conflicto político: se cumplen más de tres meses de protestas antigubernamentales que han dejado más de 90 muertes.


Las incógnitas en torno a Óscar Pérez: análisis del corresponsal de BBC Mundo en Venezuela, Daniel García Marco

Más de dos semanas después de robar un helicóptero y disparar y lanzar granadas sobre las sedes del Tribunal Supremo y del Ministerio del Interior, situadas en el centro de Caracas, el piloto Óscar Pérez sigue prófugo.

Lo extraño de lo que el gobierno consideró como un ataque terrorista levantó muchas sospechas entre la oposición. Algunos dijeron incluso que era un montaje de un Ejecutivo que considera que sus rivales están planeando un golpe de Estado.

Y el paso del tiempo no hace más que ahondar en las incógnitas.

Pese a que el gobierno asegura haber emitido una orden de captura internacional, en la web de Interpol no aparece entre los venezolanos buscados.

El gobierno pegó carteles con su rostro y solicitó la ayuda ciudadana. Pero nada. Y este jueves, Pérez reapareció rodeado de jóvenes de la llamada “Resistencia”, el grupo que suele enfrentarse a la policía durante las manifestaciones, y habló brevemente con los medios.

Volvió a desaparecer en la noche y a subrayar las cuestiones que rodean este caso. ¿Cómo es posible que las fuerzas de seguridad no hayan encontrado a un hombre que publica desafíos en Youtube y aparece en manifestaciones? ¿Cuenta acaso con apoyo dentro del CICPC, el cuerpo al que pertenece? En ese caso, ¿es la rebelión mayor de lo que parece?


“Sin retorno”

En sus declaraciones a la prensa, Pérez llamó a un “trancazo” (obstaculización de vías) general y nacional “sin retorno” para el próximo 18 de julio.

“Es hora de que este narcogobierno caiga. El 18 un trancazo general sin retorno, hora cero”, dijo.

Óscar Pérez se atrevió a aparecer en público este jueves. EFE

“La consulta popular se hará con dignidad, estaremos en las calles defendiendo al pueblo”, continuó.

Este domingo 16 de julio la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó a través de la Asamblea Nacional, el parlamento, una consulta popular independiente como una medida de rechazo a la Asamblea Constituyente convocada por el gobierno del presidente Nicolás Maduro y cuyos miembros se elegirán el 30 de julio.

Pérez fue el único de un grupo de uniformados que quiso dar la cara cuando sobrevolaron el helicóptero la sede del ministerio del Interior y realizaron 15 disparos sobre una fiesta con unos 80 invitados.

Luego se dirigieron al Tribunal Supremo de Justicia , donde además de disparar mientras sesionaba la Sala Constitucional, lanzaron al menos 4 granadas.

No se reportaron heridos y los daños mostrados por lo que el gobierno considera como un “ataque terrorista” fueron mínimos.

Al día siguiente del incidente se encontró abandonado el helicóptero que Pérez tomó, pero el agente y sus cómplices siguen huidos y dispuestos a seguir creando problemas al gobierno.