Demócratas impulsan agresiva agenda económica para ganar adeptos en 2018

En el plan destacan créditos tributarios para el empresario, para incentivar la creación de empleos, y medidas para fortalecer el “Medicare"

Guía de Regalos

Demócratas impulsan agresiva agenda económica para ganar adeptos en 2018
Charles Schumer y Nancy Pelosi

WASHINGTON.- Los líderes demócratas en ambas cámaras del Congreso divulgaron este lunes una agenda económica con recetas para el crecimiento económico y la creación de empleos bien remunerados, con la meta de sumar adeptos en los comicios de 2018.

La agenda, bautizada como un “Mejor Trato” (“A Better Deal”), tiene el propósito de aumentar los salarios y hacer que la economía “funcione para todos los estadounidenses”, haciéndose eco del mensaje que ya intentaron los demócratas en 2016 y que no pudo con el populismo del ahora presidente Donald Trump.

La excandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, dedicó buena parte de su campaña con promesas de fortalecer a las clases media y trabajadora y ataques contra Trump pero, según sus críticos, no logró explicar con eficacia las ventajas que ofrecería su gobierno.

Además, Trump visitó sitios y estados prácticamente abandonados por la campaña de Clinton, remachando su mensaje de que el “establecimiento político” dejó marginados a los trabajadores, y prometió avanzar medidas para fortalecer la economía.

Los principales líderes de la minoría demócrata, el senador Charles Schumer y la congresista Nancy Pelosi, entre otros, divulgarán oficialmente la agenda –que refleja las ideas de las diferentes facciones de su partido- durante un evento hoy en Berryville (Virginia), un suburbio en el norte del estado predominantemente blanco y conservador.

Entre otros elementos, la agenda incluye créditos tributarios para el empresariado, para incentivar la creación de empleos, y medidas para fortalecer el sistema de “Medicare” para jubilados, ancianos y discapacitados.

Ahora con esta agenda, acompañada de un video de casi tres minutos, los demócratas se adelantan a los republicanos, con la idea de recuperar el terreno perdido. Para recuperar la Cámara de Representantes necesitarán una ganancia neta de 24 escaños, y tres para controlar el Senado.

El nombre en sí de la agenda económica evoca la del “New Deal” que lanzó en su momento el entonces presidente Franklin D. Roosevelt entre 1933 y 1939, tras la era de la “Gran Depresión”, repleta de programas federales para estabilizar la economía.

Una agenda estancada

A lo largo de 2016, Clinton, y su rival por la nominación presidencial, Bernie Sanders, pusieron énfasis en un mensaje económico que no pudo con la retórica nacionalista de Trump.

Al final, Trump se impuso frente a otros 16 rivales por la nominación presidencial republicana y ganó la presidencia con promesas de “recuperar la grandeza de EEUU” (“Make America Great Again”), apelando a la ansiedad de la clase trabajadora y de sectores anti-inmigrantes por el derrotero actual del país.

En la actualidad, el Congreso, inmerso en pugnas partidistas sobre el futuro de “Obamacare”, no ha logrado avanzar en asuntos como un megaproyecto para invertir un billón de dólares en la reparación y modernización de carreteras, puentes, puertos, y demás obras de infraestructura.

Los republicanos mantuvieron el control de ambas cámaras del Congreso gracias a Trump pero, en los seis meses bajo la nueva Administración, no han podido anular “Obamacare”, una de las promesas electorales de Trump, quien siempre se ha regodeado de ser un “negociador” de acuerdos sin par.