Trump aumenta presiones para que republicanos en el Senado anulen “Obamacare”

La Administración Trump no ha podido anular "Obamacare" a través del Congreso pero ha mantenido una "guerra de desgaste" y ha tomado medidas agilizar su desmantelamiento.

Guía de Regalos

Trump aumenta presiones para que republicanos en el Senado anulen “Obamacare”
Trump sigue presionando

WASHINGTON.- Frustrado con los discursos y las continuas trabas para anular “Obamacare”, el presidente Donald Trump se reunió este lunes con una veintena de “víctimas” de la reforma sanitaria de 2010, acusó a los demócratas de ser “obstruccionistas”, y presionó a los republicanos en el Senado a que voten ya por su desmantelamiento.

Los republicanos han programado un voto preliminar clave, tan pronto como mañana, para luego proceder al voto definitivo contra “Obamacare”, pese a la objeción de los demócratas, el escepticismo de varios republicanos de corte moderado, y la ansiedad de millones de beneficiarios.

“El pueblo estadounidense ha esperado suficiente, ha habido suficiente hablar y ninguna acción; ahora es el tiempo de actuar”, afirmó Trump, quien acusó a los demócratas de propagar “mentiras” sobre las virtudes de “Obamacare” y de ser “obstruccionistas”.

Rodeado de “víctimas” de “Obamacare”, Trump indicó que esa reforma sanitaria es sinónimo de “muerte”,  y que la opción de los senadores es clara: “ponerse del lado de los arquitectos de Obamacare, o con sus víctimas olvidadas”. 

Trump dijo a los republicanos que oponerse a su anulación -una meta que persiguen desde 2010- es apoyar “la pesadilla de Obamacare”, y pidió a los demócratas que aprovechen esta oportunidad para corregir “el terrible daño que le han infligido a los estadounidenses”.

 

Pese a las tácticas de la Administración para crear incertidumbre entre las aseguradoras, la mayoría de los analistas y centros de estudio independientes ha dicho que si bien “Obamacare” no ha estado libre de problemas, el mercado de seguros médicos se ha mantenido estable.

La expansión de “Medicaid”, a juzgar por cifras oficiales, ha sido un “salvavidas” para millones de personas pobres, incluso en los distritos que votaron por Trump en 2016.

Trump acudió a Twitter esta mañana para advertir a los republicanos de que se trata de “la última oportunidad de hacer lo correcto” tras siete años de prometer la anulación de “Obamacare” a sus votantes.

Voto clave esta semana

Entre los escenarios posibles, los republicanos podrían debatir y modificar la versión que aprobó la Cámara de Representantes en mayo pasado, o insistir en cualquiera de las que presentaron los republicanos en el Senado, aunque ninguna de éstas obtuvo buenas calificaciones de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por su sigla en inglés).

Ante la férrea oposición de los 48 senadores demócratas, los 52 republicanos en el Senado no pueden darse el lujo de tener más de dos desertores de entre su bancada.

Aún si el voto preliminar prospera, los republicanos afrontan fuertes divisiones sobre el futuro de “Obamacare” y con qué reemplazarla, y no confían en que recabarán suficientes votos para lograr su objetivo.

Varios senadores de corte moderado han advertido del costo político de recortar los fondos para “Medicaid”, pero otros conservadores presionan incluso por más recortes.

Si fracasan, no tendrán más remedio que recalibrar una vez más su medida, y el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, tendrá que decidir si acortarán el receso de agosto para seguir intentando.

La versión aprobada por la Cámara de Representantes –también con grandes fisuras internas-, tuvo gran oposición porque, según la CBO, dejaría sin cobertura médica a 22 millones de personas adicionales en una década.

Ofensiva contra “Obamacare”

La estrategia de la Casa Blanca desde que Trump llegó al poder ha sido difundir la narrativa de que “Obamacare” ha sido un “desastre”, en particular por el aumento de las primas mensuales, y  ha hecho todo a su alcance para desmantelarlo.

Entre otras medidas, la Administración ha recortado el período de inscripción en los planes de seguro de tres meses a seis semanas, y ha eliminado alrededor de $5 millones en campañas publicitarias para promover el programa.

Según Kaiser Health News,  la Administración también podría reducir o eliminar los subsidios para la compra de seguros, lo que sería otra forma de debilitar “Obamacare”.

Mientras, de forma sistemática, el Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS) ha difundido en su página web y en declaraciones públicas toda clase de ataques en contra de la reforma sanitaria, además de cancelar contratos a grupos dedicados a la inscripción en los “mercados de intercambio” de “Obamacare”.

En su canal de YouTube, el HHS ha destacado a “familias afectadas por Obamacare”, con anuncios financiados con fondos originalmente destinados para el sistema de salud.

Por cuestión de aritmética, claro está, entre más baje la inscripción en “Obamacare”, más encarecen los planes de seguro médico, creando así un círculo vicioso en contra del sistema.

Trump ha dicho que la mejor estrategia de presión sería dejar que “Obamacare” fracase -una de sus promesas electorales-, y así forzar a los demócratas a la mesa de negociaciones, de la que de todas maneras han sido excluidos.

Pero los esfuerzos republicanos se han topado con una fuerte resistencia de grupos cívicos y organizaciones médicas en todo el país, así como con la oposición de la opinión pública.

Sin tiempo para otros temas

La anulación de “Obamacare” consume buena parte de la labor en el Congreso, que no ha logrado siquiera arrancar el debate sobre otras piezas clave de la agenda política de la Administración Trump, como una inversión de un billón de dólares en infraestructura o una reforma tributaria.

La percepción de caos en la Casa Blanca ante las investigaciones sobre la presunta injerencia de Rusia en los comicios de 2016 también complican el panorama para los republicanos, que quieren evitar que la tormenta afecte los comicios legislativos del próximo año.