Caos en la Casa Blanca entorpece agenda republicana en el Congreso

La administración Trump ha pasado más tiempo apagando escándalos que gobernando

Guía de Regalos

Caos en la Casa Blanca entorpece agenda republicana en el Congreso
Llegando a los 200 días en el poder el balance de gestión de Trump es muy precario

WASHINGTON.- El continuo goteo de escándalos, controversias y pugnas internas en la Casa Blanca han causado nerviosismo entre los líderes republicanos del Congreso, que hasta ahora no han logrado consenso ni avance sobre la anulación de “Obamacare” y otras prioridades legislativas.

La designación del general retirado, John Kelly, como jefe de Gabinete, alimenta las expectativas de que éste pueda imponer orden y estabilidad en la Casa Blanca, y así disminuir las distracciones de la agenda conservadora.

Desde que el presidente Donald Trump ascendió al poder el pasado 20 de enero, son pocos los logros de su joven Administración –su tasa de aprobación entre la opinión pública en general sigue debajo del 40%-, lo que ha causado consternación en el Congreso y en círculos conservadores.

A una semana de que Trump cumpla 200 días en el poder, los republicanos afrontan presiones de la Casa Blanca de seguir intentando anular “Obamacare”, pero el liderazgo parece preferir dar un giro hacia áreas donde sí hay consenso.

La agenda difundida por los republicanos del Congreso durante su retiro de enero pasado para los primeros 200 días de la nueva sesión legislativa, con todo y su cronograma, ha sido por ahora una ficción.

Así, prioridades como la derogación de “Obamacare”, la adopción de una reforma tributaria, un billonaria infusión de fondos en la infraestructura, la formulación de nuevas políticas comerciales, la anulación de ciertas regulaciones bancarias, y el fortalecimiento de las Fuerzas Armadas, permanecen en limbo.

Eso se debe tanto a las pugnas internas del Partido Republicano como a las continuas controversias que emanan de la Casa Blanca casi cada semana, según observadores.

“Esta administración y el Partido Republicano están en caos,  y en lugar de enfocarse en las cuestiones que preocupan a las personas, se centran en las luchas internas. Justo cuando creemos que la situación no puede llegar a empeorar, el caos aumenta y esto es sólo un recordatorio de que los republicanos son incapaces de gobernar”, dijo Francisco Pelayo, director para medios hispanos del Comité Nacional Demócrata (DNC).

Pelayo destacó una encuesta de la cadena televisiva CBS, según la cual el 52% de los estadounidenses cree que la Administración Trump está inmersa en “caos”, y sólo sus más fervientes seguidores, creen que va por buen camino.

Goteo de distracciones

Las distracciones han incluido ataques a la prensa, pugnas entre distintos bandos de asesores en la Casa Blanca, despidos y renuncias forzadas de varios asesores.

De hecho, con la salida hoy del director de Comunicaciones de la Casa Blanca, Anthony Scaramucci, apenas diez días después de su nombramiento, ya son seis los principales funcionarios que han sido borrados del organigrama de la mansión presidencial.

Los republicanos esperan que con el liderazgo firme de Kelly,  ahora sí disminuya el caos para poder centrarse en negociaciones sobre varias legislaciones en ciernes.

Creciente frustración con Trump

Mientras, la frustración de los republicanos con Trump y su Administración ha quedado de manifiesto, y algunos, de hecho, han comenzado a poner distancia, como sucedió el viernes pasado, cuando tres senadores republicanos, liderados por John McCain, torpedearon la anulación de “Obamacare”.

La semana pasada, el Congreso también aprobó una serie de sanciones contra Rusia –a prueba de un veto presidencial- que Trump firmará pronto, según indicó hoy la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.

Además, los republicanos también criticaron la súbita decisión de Trump de prohibir que soldados transgénero presten servicio en las Fuerzas Armadas, y el Pentágono ha dicho que no implementará la orden hasta no recibir directrices claras de la Casa Blanca.

Las críticas de Trump contra el fiscal general, Jeff Sessions, y los rumores de que lo despedirá para designar a alguien que pueda debilitar o frenar las investigaciones del procurador especial, Robert Mueller, sobre la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016,  han suscitado alarma entre los conservadores.

La Casa Blanca ha ofrecido cero liderazgo. Es más, están haciendo más difíciles las cosas y eso no va a cambiar”, se quejó el exlegislador republicano por Nueva York, Jim Walsh, quien ha criticado a Trump por los ataques y despidos de algunos de sus asesores más cercanos.