Muere el famoso actor y dramaturgo Sam Shepard

Tenía 73 años y padecía de esclerosis lateral amiotrófica
Sigue a La Prensa en Facebook
Muere el famoso actor y dramaturgo Sam Shepard
Su despertar artístico tuvo lugar en Nueva York en los años 60.

Su mirada dura y afilada, su presencia imponente como la de un “cowboy” crepuscular pero intrépido, y su alergia a la fama modelaron la figura de Sam Shepard, uno de los grandes dramaturgos estadounidenses de las últimas décadas y también un actor muy apreciado dentro del cine.

Ganador del Pulitzer en 1979 por su obra teatral “Buried Child” y candidato al Oscar al mejor actor secundario por el filme “The Right Stuff” (1983), Shepard falleció el pasado jueves a los 73 años en su domicilio de Kentucky por complicaciones derivadas de la esclerosis lateral amiotrófica, informó hoy un portavoz de su familia.

La trayectoria de Shepard recorrió todos los paisajes posibles, desde su influyente y celebradísima labor como autor teatral a sus trabajos en el cine como actor y guionista, pasando por diversas aventuras con músicos de la talla de Patti Smith y Bob Dylan.

Nacido como Steve Shepard Rogers en Illinois, su infancia estuvo marcada por el alcoholismo de su padre, unos problemas con la bebida que Shepard también sufriría a lo largo de su vida.

Su despertar artístico tuvo lugar en Nueva York en los años 60, un hervidero cultural en el que Shepard comenzó a hacerse un nombre escribiendo obras dentro del circuito alternativo y rupturista del Off-Broadway.

Con más de cuarenta títulos en su aclamada bibliografía, la obra de Shepard destaca por su profundidad a la hora de revelar las sombras y miserias del sueño estadounidense con historias que apenas dejan lugar para la esperanza.

El derrumbe de la familia, el hundimiento de la “América profunda” y la soledad trágica de la vida rural fueron algunos de sus temas preferidos en obras como “Buried Child” (ganadora del Pulitzer en 1979), “Curse of the Starving Class” y “A Lie of the Mind”.

En aquellos años neoyorquinos se hizo muy amigo de la cantante Patti Smith, con quien escribiría a cuatro manos la obra “Cowboy Mouth”.

Y también se unió a otro músico de renombre como Bob Dylan para uno de los proyectos más extraños y singulares de la carrera del genio de Minesota: el filme “Renaldo and Clara” (1978), que dirigió Dylan y escribió junto a Shepard.

Aunque nunca dejó de lado su trayectoria como dramaturgo, poco a poco empezó a encaminar sus pasos hacia el cine, donde como autor firmó los guiones de las cintas de culto “Zabriskie Point” (1970), de Michelangelo Antonioni; y “Paris, Texas” (1984), de Wim Wenders.

Pero fue como actor de la pantalla grande como se ganó el respeto y aprecio del gran público gracias a sus papeles en largometrajes como “Days of Heaven” (1978), “The Right Stuff” (1983), “Steel Magnolias” (1989), “The Pelican Brief” (1993), “Black Hawk Down” (2001), “The Notebook” (2004) y “The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford” (2007).

En 2011 protagonizó el wéstern “Blackthorn”, dirigido por el español Mateo Gil y en el que compartió escenas con el también español Eduardo Noriega.

Uno de sus últimos trabajos como actor fue en la serie “Bloodline” de la plataforma digital Netflix.

También tuvo un par de incursiones como director de películas: “Far North” (1988), que protagonizó el gran amor de su vida, Jessica Lange; y “Silent Tongue” (1993), que lideraron Alan Bates, Richard Harris y River Phoenix.

Shepard fue alejándose progresivamente de las ciudades y de la atención de los medios de comunicación para vivir en el campo y rodeado de la naturaleza sin mayores agobios.

Durante casi tres décadas estuvo relacionado sentimentalmente con la actriz Jessica Lange, con quien finalmente rompió en 2009 tras tener dos hijos.

Previamente, Shepard había estado casado con la también intérprete O-Lan Jones, la madre de su primer hijo.

Tras conocerse la muerte de Shepard, numerosas voces del mundo de las artes expresaron hoy su tristeza en las redes sociales.

“Sam Shepard es uno de los grandes. Estos ojos vieron tanto y él escribió de lo que vio con una honestidad valiente y eterna. Descansa en paz, maestro”, señaló en Twitter el guionista y dramaturgo Beau Willimon.

POR: David Villafranca