Quiénes están detrás de “In a Heartbeat”, el corto de animación sobre el amor de dos niños homosexuales que se volvió viral en internet

El corto, que provocó controversias entre quienes resaltan el valor de explicar desde una mirada sensible la orientación sexual de dos niños hasta quienes lo acusan de promover la homosexualidad entre los menores
Sigue a La Prensa en Facebook
Quiénes están detrás de “In a Heartbeat”, el corto de animación sobre el amor de dos niños homosexuales que se volvió viral en internet
In a Heartbeat narra la historia de amor entre dos niños.

La adolescencia que llega, un niño que se enamora por primera vez, los miedos, el sobresalto, el corazón que late de una forma nueva, diferente.

Nada extraordinario, ningún motivo aparente para que”In a Heartbeat” , el corto de ficción de dos estudiantes de animación de una escuela de arte y diseño de Estados Unidos, haya superado las 15 millones de reproducciones en YouTube en los últimos cinco días.

Salvo por un detalle: el miedo, los sobresaltos, el corazón que late de una forma diferente son porque un niño se enamora por primera vez de otro niño.

Son Sherwin y Jonathan, los protagonistas de la tesis de graduación del Ringling College of Art and Design de Florida del mexicano Estaban Bravo y la estadounidense Beth David, que se ha vuelto viral en internet por abordar un tema controvertido: la homosexualidad de los niños y las elecciones sexuales en edades tempranas.

Se trata de una de las primeras aproximaciones al tema dentro del mundo de los animados, de ahí las controversias que ha generado desde su publicación.

La estadounidense Beth David y el mexicano Esteban Bravo estudiaron juntos en el Ringling College de Sarasota, Florida, desde 2013. Foto: JEREMY EDELBLUT

“Nuestro objetivo fue trasmitir un mensaje de amor y aceptación para los niños que sienten que no encajan en el patrón sexual que la sociedad les impone, hacerle ver al mundo que todos, desde pequeños, tenemos el derecho de amar y de elegir a la persona con la que queremos estar y no debemos tener miedo por eso”, explica Davis a BBC Mundo.

El corto, de apenas cuatro minutos, sigue las carreras, literalmente, de Sherwin detrás de su corazón que se dispara, desbocado, hacia Jonathan.

Habrá, como ha de esperarse, un corazón roto. Pero mejor no adelantar en qué termina la carrera.

El proceso

Bravo, de 24 años, cuenta que todo comenzó cuando tuvieron que plantearse un tema para su trabajo de graduación del Ringling College.

Una amiga les propuso la idea de hacer un corto animado con un niño al que se le salía el corazón e iba detrás de una niña que le gustaba.

El proceso de creación se extendió entre enero de 2016 y abril de 2017. foto: CORTESÍA DE ESTEBAN BRAVO

Sin embargo, cuando lo pensaron bien, la idea perdió sentido para ellos.

“Yo creo que cuando uno cuenta una historia, también debe sentirse identificado con ella. Beth y yo somos gays y sentimos que si contábamos la historia desde nuestro punto de vista, tendría más sentido para nosotros, sería más honesto y alcanzaría una dimensión mayor”, contó Bravo a BBC Mundo.

“Beth y yo sabemos muy bien qué es lo que se siente al vivir con ese temor a tus sentimientos y a que todos los demás sepan. Al personaje lo vemos corriendo para huir, se esconde incluso en un basurero. En eso nosotros dos nos identificamos, porque era lo que hubiéramos hecho con nuestros sentimientos: los hubiéramos ocultado, hubiéramos corrido de ellos”, afirmó.

El corto sigue las carreras de Sherwin y su corazón que se va detrás de Jonathan. Foto: CORTESÍA DE ESTEBAN BRAVO

Una vez con la historia, empezó el proceso de producción: el guión, la creación de los personajes y el diseño en computadora… tardaron en eso un año y cuatro meses: de enero de 2016 hasta abril de este año.

Salvo la música y el sonido, todo el trabajo estuvo en manos de ellos dos. No hubo una productora detrás de la historia , no hubo un gran equipo, no hubo publicidad.

Los fondos para la producción se recuperaron a partir de una campaña de recaudación por internet y, desde entonces, tuvieron la primera sorpresa: los US$3.000 que calcularon necesitar para terminarlo, se volvieron casi US$14.000 en donaciones.

El corto ha tenido hasta este viernes más de 15 millones de vistas en YouTube, un promedio de cinco millones de visualizaciones por día. Foto: CORTESÍA DE ESTEBAN BRAVO

En abril, cuando presentaron el trabajo de grado terminado, consiguieron el premio de oro del Jurado del Ringling College. Pero ese fue solo el inicio.

El video ya ha sido aceptado en más de 20 festivales de cine y, desde el 31 de julio pasado, cuando lo subieron a internet, se colocó entre los cortos de animación más vistos en lo que va del año, según estadísticas de YouTube.

Pero, ¿por qué?

Controversias

“In a Heartbeat” no ha escapado a las controversias desde su publicación, entre los que resaltan el valor de explicar desde una mirada sensible y natural la sexualidad de dos niños, promover la tolerancia y el respeto, hasta quienes lo acusan de difundir la homosexualidad entre los menores o elegir un tema como este para generar polémica y audiencia.

“De cualquier manera, la discusión estaba servida desde la misma elección del tema y nosotros éramos conscientes de eso. Pero creo que ahí mismo radica la importancia de nuestro trabajo”, asegura David.

Lo cierto es que, probablemente, si los realizadores se hubieran quedado con la idea inicial, la historia del corazón del niño que sigue a una niña, el video no hubiera tenido igual impacto.

Bravo, aunque es consciente de esto, coincide que ahí radica la fortaleza de la propuesta.

“Cuando leo los comentarios que dicen que estamos promoviendo la homosexualidad, me pregunto si acaso una historias entre un hombre y una mujer promueve la heterosexualidad. Yo no me convertiría en heterosexual por ver una historia entre un hombre y una mujer. Por una sencilla razón. Uno es, uno no se convierte”.

El realizador, nacido en Ciudad de México, asegura saber dónde vienen esos comentarios, porque dice que nació y creció en una sociedad donde ser homosexual podía hacerlo sentir culpable.

Por eso, cuenta, no confesó a nadie su orientación sexual hasta hace dos años.

“Creo que por eso es importante este corto, porque nunca ha habido una representación así entre los medios y nosotros, que somos dos estudiantes, tratamos de hacer la historia que nos hubiera gustado ver cuando éramos pequeños, para entender que no había nada malo con nuestros sentimientos, que no había razones para ocultarlos”, dice.


*La BBC no se responsabiliza por contenidos ajenos a su plataforma.