El controvertido intento de convertir el máximo símbolo nazi en signo de amor y paz

KA Design, una empresa de diseño de camisetas de EEUU, se vio obligada a dar marcha atrás en su intención de usar la esvástica y presentarlo como un símbolo de unión
El controvertido intento de convertir el máximo símbolo nazi en signo de amor y paz
El diseño de la camiseta era parte de una campaña para reposicionar la esvástica.

¿Fue un error de marketing o un intento para crear controversia y captar publicidad?

La empresa estadounidense de diseño de camisetas KA Design fue criticada duramente después de que en julio lanzara un video en Facebook mostrando unas camisetas con esvásticas, sobre un fondo con los colores del arcoíris.

Aseguraba que era un intento por transformar el símbolo usado por los nazis en uno de “amor y paz” y recuperar el antiguo símbolo antiguo asociado con la buena fortuna en muchas culturas del mundo.

Pero la idea fue duramente criticada en las redes sociales, y es que miles de años después de que fuera usada por primera vez, fue adoptada por el líder nazi Adolfo Hitler y se transformó en una representación de odio.

A la empresa la criticaron tanto, que días después reemplazó el diseño con una impresión “antiesvástica”.

¿Demuestra la reacción de los usuarios de Internet que hay una línea que no se debe cruzar, incluso en el marketing?

¿O el hecho de que la campaña haya llegado a las noticias la convierte en un éxito?

¿Qué estaban pensando?

Es difícil saber en qué estaban pensando.

En el video publicado en Facebook, en julio, KA Design dice que “la esvástica vuelve, junto con la paz, junto con el amor, junto con el respeto, junto con la libertad”.

Semanas después, en una entrevista con la revista británica Dazed and Confused, publicada el domingo, la compañía dijo que esperaba “compartir la belleza de este símbolo, separado del odio asociado con él”.

Agregó que ninguno de sus trabajadores tenía experiencia en la industria de la moda y que el diseño no era “nada nuevo”.

Comentó que “no le importaría” si los productos fueran comprados por “algún tipo de neonazis” porque el mensaje era que “la paz, el amor y la libertad triunfan sobre el odio, la guerra y los prejuicios”.


Historia de la esvástica

La esvástica, que significa “bienestar” en la antigua lengua india del sánscrito, fue usada por los antiguos griegos, celtas y anglosajones.

Se cree que el símbolo existe desde hace al menos 4,000 años. En los años 30 fue adoptado por Adolf Hitler y empezó a aparecer en la bandera nazi.

La cruz negra sobre el distintivo círculo blanco y el fondo rojo de la bandera nazi está ahora inextricablemente ligada a las atrocidades cometidas bajo el Tercer Reich.

La esvástica se prohibió en Alemania al final de la Segunda Guerra Mundial y en 2007, este país intentó sin éxito prohibirla en toda la Unión Europea.


¿Quién usaría estas camisetas?

El diseño del arcoíris de ocho colores, creado en 1978 por el artista de Gilbert Baker en San Francisco, como símbolo de la comunidad gay, está dirigido a cualquier persona que apoye el movimiento LGBT.

Sin embargo, la mezcla de este con la esvástica también fue objeto de rechazo.

El lunes, usuarios de Twitter calificaron a la campaña como “obscena”, “desagradable” y “ofensiva”.

Aunque otros admitieron que la esvástica era originalmente un símbolo de paz, dijeron que no era posible “escapar” del hecho de que se había convertido en un “símbolo de odio”.

¿Existe la mala publicidad?

Días después de aparecer en Internet, los diseños originales de la esvástica sobre el arcoíris fueron sustituidos con una nueva gama de mercadería “antiesvástica”, con el símbolo tachado por un círculo rojo.

Hay que ver si este episodio le funciona a la compañía para la promoción y las ventas de su diseño enmendado. La marca aún tiene que compartir información sobre sus cifras de ventas.

“Hay ciertas cosas que se deben evitar en el marketing, esta es una de esas cosas”, dijo Rebecca Battman, de la agencia londinense RBL Brand.

Al considerar campañas como esta, Battman considera que las marcas deben ser conscientes del “impacto emocional” de los símbolos percibidos negativamente.

Dijo que no basta con simplemente cambiar un símbolo como la esvástica con la esperanza de darle un giro positivo, porque es probable que haya un “sentimiento subconsciente y arraigado contra lo que el símbolo representa”.

“Era probable que hubiera grupos que consideraran esta (campaña) como negativa, deberían haber hecho algunas pruebas de mercado”, añadió.

“Es posible que esta empresa busque notoriedad en redes sociales”, comenta Battman, “pero parece muy ingenuo”.

Battman cree que si una marca considera realizar una campaña de marketing polémica en las redes sociales, “lo hace a su propio riesgo”.