Karol G confiesa los sacrificios que hizo para llegar a ser la número uno en el género urbano femenino

"Tuve que lidiar con infinitas propuestas indecentes, te conviertes como en algo intercambiable para las personas", confiesa la popular artista
Karol G confiesa los sacrificios que hizo para llegar a ser la número uno en el género urbano femenino
Karol G

Es bella, joven y con una voz privilegiada. Pese a su corta edad, Karol G lleva sobre sus hombros 12 años de trabajo junto a su padre, quien es su guía y su manager, algo que la ha llevado a convertirse en la mujer más sobresaliente del género urbano, por no decir la única.

Pero el camino no le ha sido fácil, en exclusiva Karol G revela las veces que tuvo que soportar propuestas indecentes, su trabajo para hacerse un lugar en un género liderado por hombres, y cómo hoy logró ser la número uno de la música urbana pero desde el romanticismo, no permitiendo que se tome a la mujer como objeto.

Pregunta: Después de años de trabajo lograste el puesto de la mujer más sobresaliente del género urbano, ¿qué significa ese logro para ti?
Karol G: Llevo 12 años trabajando con mi papá, dándole a este proyecto que mucha gente no creía y hoy en día poder decir, que aunque todavía nos falta mucho, hemos logrado grandes cosas, yo de la emoción ni me lo creo, porque uno sabe lo que ha costado, pero también sabe a lo quiere llegar. Estoy disfrutando el proceso como nunca, veo a mi papá feliz, a mi equipo de trabajo feliz y me siento dichosa. Tengo que estar muy agradecida porque es un medio muy duro, muy difícil, no hay muchas mujeres que lleven la música urbana latina, y yo creo que estoy en un buen momento, así que una responsabilidad muy grande porque estoy en un punto en donde la explotamos o la dejamos caer, así que trabajando más fuerte que nunca.

P: ¿Qué te permites disfrutar ahora, y qué no?
KG: Lo más difícil es ya no estar en casa como antes, ahora ando viajando… A veces me digo a mí misma: “¿Cuándo será que tengo un respirito en mi casa con mi familia?”… Hace poco tuve como unas vacaciones obligadas, estuve enferma, quedé hospitalizada, porque ya la salud era como pagar una cuenta de cobro, uno descuida mucho la salud, entonces el descanso me hace mucha falta… Pero definitivamente disfruto que me digas que soy una ídolo en Colombia, que disfruten mi música, que la gente en Israel coree mi música, hemos estado 4 veces en Alemania este año, y siguen saliendo fechas, y que canten las canciones y que vayan a los conciertos valió la pena al cien por ciento.

P: ¿Por qué estuviste hospitalizada?
KG: Me desperté un sábado por la madrugada con un dolor horrible, y me fui directamente para el hospital, estuve todo el sábado hospitalizada, y yo misma casi que me di de alta, porque el domingo tenía un concierto en Miami y el lunes tenía la grabación de un video…. Uno es tan dejado con la salud, tengo cálculos renales y estuve grabando el video el lunes pero ya estaba súper mal… El martes tenía la grabación de otro con unos artistas en Miami y tuvimos que cancelar todo, tomé el primer vuelo de urgencia y llegué directo al hospital… Me mandaron mucho reposo y comer bien.

P: Dices que ha sido difícil, siendo mujer, estar en este medio, ¿qué es lo más difícil con lo que te has topado?
KG: El hecho de ser mujer en principio fue algo en contra, pero ahora se está convirtiendo en mi carta a favor. Al principio era muy difícil primero porque incursionar en un género que, obviamente, es liderado por hombres y que yo llegaba con una propuesta un poquito más romántica, más femenina chocó. Con mis proyectos nunca he querido competir con los hombres, volverme rapera no, yo soy Karol G, soy una mujer, canto música romántica dentro del género urbano, y llegar con esa propuesta como que era un poco aburrida para las personas, y ni siquiera me daban la posibilidad de escucharme…

Además tuve que lidiar con infinitas propuestas indecentes que no me creerías, o sea, te conviertes como en algo intercambiable para las personas: “Sí, claro hagamos esto, pero yo siento que esto puede ir más allá”… No sabes cuántas veces tuve que decir que “no” a muchas cosas, y cuántas veces llegué al punto de no querer más esto, por el tipo de propuestas… El hecho de que mi papá haya estado conmigo en este proceso fue lo que me dio la fuerza. Él siempre me hizo respetar mucho ante los hombres, ante las propuestas indecentes.

Pero ahora es mi carta a favor porque siento que el mundo musical ve caras nuevas femeninas, tenemos las que obviamente hemos querido, respetado y admiraremos y que siguen vigentes como Shakira… Pero la gente tiene sed de más, quieren ver más gente, más caras nuevas que se presenten en premios, y eso es lo que me está abriendo tanto las puertas al público.

P: ¿Cuál es el siguiente sueño?
KG: El sueño principal sería dejar algún tipo de legado en el mundo, yo creo que estamos en una industria supremamente pasajera, los artistas son algo momentáneo, de pronto tienen un éxito número uno, pero el día de mañana ya nadie se acuerda quién era que cantaba, y yo como persona, como arista que le he dedicado tanto tiempo a esto, tengo como un referente grandísimo para mí a mi ídolo máximo: Selena Quintanilla, una mujer que también trabajó en un género muy dominado por hombres, que siento que su historia es muy parecida a la mía, que empezó trabajando con su papá, sus hermanos músicos.

Además de eso el hecho de que en el mejor momento de su carrera dejó de existir, pero sin embargo han pasado más de 20 años, y sigue nominada en premios, su música sigue vigente, la gente la consume, la disfruta, la descarga, la comparte… Eso es exactamente lo que quiero para mi carrera, y sé que para lograr eso hay que hacer un trabajo muy grande, así que yo espero no solo ser la artista de música urbana fuerte del momento, sino empezar a incursionar con maestros de todo tipo de género, tocar todos los corazones y que el día de mañana Karol G sea la artista de todos, y no para algunos de música urbana, sino la artista que todo el mundo pueda disfrutar.