Kylie Jenner habla sobre el lado oscuro de su fama

No todo es miel sobre hojuelas para la joven
Sigue a La Prensa en Facebook
Kylie Jenner habla sobre el lado oscuro de su fama
Kylie Jenner, la menor del clan Kardashian-Jenner.

Antes del estreno de su reality, Kylie Jenner ya había prometido que mostraría una cara suya desconocida hasta la fecha en lugar de apostar por documentar cada minuto de su rutina diaria u orquestar dramas personales para aumentar la audiencia. Y de momento la más joven del clan Kardashian-Jenner ha cumplido con su palabra revelando un lado vulnerable muy propio de una casi-adolescente que poco o nada tiene que ver con la imagen de mujer fuerte y empresaria que proyecta en sus redes sociales.

De momento, la hermana pequeña ya ha accedido a hablar de cómo le ha afectado una fama que nunca quiso -en sus propias palabras- y que la convirtió en un personaje público con tan solo 9 años, cuando arrancó ‘Keeping Up with the Kardashians’.

👩🏻👩🏻👩🏻

A post shared by Kylie (@kyliejenner) on

“Creo que he perdido muchas partes de mí. Mi faceta más divertida, por ejemplo. Cuando tenía 14 años publicaba a menudos vídeos graciosos, haciendo el tonto y siendo yo misma, pero en cuanto me hice algo mayor… La gente dice cosas crueles todo el tiempo, así funcionan las redes sociales; es un espacio cruel y negativo”, ha explicado la joven de 19 años en la primera entrega del programa.

La reacción de Kylie fue construir una especie de personaje, el mismo que ha mantenido hasta ahora, que le sirviera como coraza.
“Cada día hay algo nuevo sobre mí ahí fuera, siempre negativo. Al principio toda esta situación me afectó mucho, así que decidí que no le mostraría a los demás ese lado mío. Ahora proyecto una versión de mí misma que no es del todo verdad”, reconoce, haciendo una clara distinción entre cómo se comportar en sus perfiles de Instagram, Twitter y Snapchat y cómo es en realidad de puertas hacia dentro.

hello 🖤

A post shared by Kylie (@kyliejenner) on

“Para seguir siendo relevante, tengo que estar todo el tiempo en Instagram, Snapchat… entreteniendo a la gente. Y luego está la persona que soy de verdad con mis amigos. Es esa Kylie a la que quiero que conozcáis. Para mí, resulta más fácil publicar algo que aparecer en público”, se justifica.

En su búsqueda para recuperar las riendas de su vida y tratar de decidir qué hacer en el futuro, la celebridad ha recurrido a la terapia, documentaba eso sí por las cámaras de su reality, con la intención de descifrar las contradicciones en las que sabe que incurre: por ejemplo, quejarse de no poder andas por la calle sin que la molesten, al mismo tiempo que se expone en la esfera virtual.

“No sé lo que es tener una vida normal, en la que nadie sepa quién eres, en la que puedas bajar de tu coche sin que haya personas mirándote fijamente”, explicaba a su terapeuta.