La primera palabra en la mente de un estadounidense al escuchar “inmigrante”

Un estudio revela cómo se prejuzga a las personas
La primera palabra en la mente de un estadounidense al escuchar “inmigrante”
Tras la llegada del presidente Trump, más personas han participado en protestas a favor de inmigrantes.

NUEVA YORK – Una familia mexicana caminaba por la estación del Metro Quinta Avenida-Bryant Park, en Manhattan, cuando un hombre de raza blanca soltó a rajatabla: “ilegales”.

No había motivo alguno para aquella expresión de la que fui testigo, sobre todo porque los agredidos eran turistas, quienes que dejarían sus divisas vacacionando en la ciudad, y aunque el incidente no pasó a mayores, ¿por qué calificarlos así?

La respuesta es que aquel hombre de raza blanca piensa como el estadounidense promedio cuando mira a alguien que, a sus ojos, podría ser inmigrante o escucha esa palabra, según un estudio del Pew Research Center.

“Cuando les preguntamos la primera palabra que les viene a la mente cuando piensan en inmigrantes en los EEUU, la palabra ‘ilegal’ fue la más común”, en un 12 por ciento, indica una encuesta del Pew.

Otras personas responden con palabras igual de negativas, como deportación (5%) y sobrepoblación (3%), pero hay un 13% que expresó otros conceptos, como legalidad, trabajos y ética laboral.

Destaca que un 3% se identifica a sí mismo como inmigrante o considera que todos en el país lo son de algún modo, y que el 2% dijo la palabra “mexicanos”.

Esta arista forma parte de un estudio del Pew sobre cómo ven los ciudadanos estadounidenses a los inmigrantes, que revela conceptos negativos hacia esta comunidad, al considerar que afectan la economía y empeoran la seguridad pública, aunque reconocen que enriquecen la cultura y la comida.

Un dato adicional es que entre los republicanos, el 53% cree que los inmigrantes empeoran al país, más que mejorarlo, muy a tono con la política del presidente Donald Trump, que impulsa una reforma negociada con los senadores republicanos Tom Cotton y David Perdue, que busca “mejorar” el perfil de quienes desean mudarse a vivir a los EEUU.

La Sección 5 del proyecto indica la necesidad de priorizar a inmigrantes que hablen inglés, aunado a que tenga ofertas de trabajo bien pagadas.

“Los solicitantes ganan puntos basados ​​en educación, habilidad en el idioma inglés, ofertas de trabajo altamente pagadas, edad, antecedentes de logros extraordinarios e iniciativas empresariales”, se expone.