Legislaturas estatales adoptan más de 300 leyes y resoluciones migratorias

Hay proyectos a favor y en contra de los inmigrantes
Sigue a La Prensa en Facebook
Legislaturas estatales adoptan más de 300 leyes y resoluciones migratorias
Hay iniciativas en prácticamente todo el país.

WASHINGTON.- Cansados de esperar al Congreso, legisladores en 47 estados han adoptado en lo que va de 2017 un total de 328 leyes y resoluciones a favor o en contra de los inmigrantes indocumentados, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales (NCSL, por su sigla en inglés).

En un informe semestral divulgado al inicio de su cumbre anual el domingo pasado, la NCSL dijo que los legisladores en 47 estados y el Distrito de Columbia, sede de la capital estadounidense, han adoptado entre enero y julio pasados 133 leyes y 195 resoluciones, todas relacionadas con las ciudades “santuario” o con algún otro aspecto del sistema de inmigración.

El número de leyes estatales representa un incremento del 90% respecto a las 70 leyes de aprobadas en los primeros seis meses de 2016, mientras que la cifra de resoluciones es un aumento del 22%, en comparación con las 159 de ese mismo periodo el año pasado.

En general, la categoría más grande de estas leyes estatales, es decir el 27% del total afectan el manejo de presupuestos para el cumplimiento de las leyes de inmigración, para el proceso de integración de los inmigrantes, para programas de aprendizaje del inglés y cursos de ciudadanía, y para los programas de reasentamiento de refugiados.

El resto de las categorías tuvo que ver con asuntos como aspectos policiales del sistema de inmigración, el combate al fraude migratorio, la emisión de licencias de conducir, requisitos para beneficios públicos, y verificación de estatus migratorio de nuevos empleados, entre otros.

Además de esas cifras, el informe señaló que nueve proyectos de ley fueron vetados por los gobernadores y otros 18 aguardan firmas para su promulgación.

Sólo Alaska, Massachusetts y Carolina del Norte no tomaron ningún tipo de medidas de inmigración en los primeros seis meses de este año.

La mayoría de las medidas aprobadas tuvieron que ver con las ciudades “santuario”, el ingreso de refugiados, y el cobro parejo de matrículas a estudiantes, sin importar su estatus migratorio.

Mosaico de leyes

Ante la inacción del Congreso para poner en marcha una verdadera reforma migratoria, sobre el terreno lo que existe ahora es un mosaico de leyes estatales que, en algunos casos, entran en choque con la postura de la Administración Trump.

Según un desglosado de las tendencias, incluido en el informe, al menos 36 estados y la capital de EEUU debatieron más de un centenar de leyes sobre las ciudades “santuario”, jurisdicciones que se niegan a colaborar con las autoridades federales en las tareas de inmigración. Sólo cuatro estados –Georgia, Indiana, Mississippi y Texas- aprobaron leyes en contra de esas jurisdicciones.

El Distrito de Columbia, en cambio, se sumó a las ciudades “santuario” y la legislatura estatal de Illinois aprobó el llamado “Trust Act”, y lo envió al gobernador para su promulgación.

La legislatura de California estudia una medida del senador estatal demócrata, Kevin de León, que establecería al estado entero como un “santuario” para inmigrantes indocumentados, pero el gobernador Jerry Brown ha dicho recientemente que quiere modificaciones al anteproyecto antes de promulgarlo.

En cuanto al trato para refugiados, 27 estados presentaron 65 medidas para obtener mayor control sobre el reasentamiento de refugiados. Dakota del Sur aprobó una medida que prohíbe a sus agencias de servicios sociales suscribir acuerdos relacionados con la Ley de Refugiados de 1980 mientras que Dakota del Norte aprobó una ley para realizar un estudio exhaustivo sobre los refugiados.

Los estados de California, Illinois, Nebraska, y Nueva Jersey adoptaron resoluciones de apoyo a los refugiados, o de rechazo al veto a los inmigrantes musulmanes. Colorado aumentó los fondos para el reasentamiento de refugiados en sus fronteras.

Este año, el Distrito de Columbia se sumó a las 16 legislaturas estatales y cuatro sistemas universitarios en permitir que los estudiantes indocumentados pagan el mismo nivel de matrícula que pagan los estudiantes residentes o ciudadanos. Pero, en sentido contrario, Missouri aprobó una ley que suprime fondos a instituciones universitarias públicas que ofrezcan algún alivio en las matrículas para inmigrantes indocumentados.