Lucha campal por distritos clave de California para el Congreso

Los demócratas necesitan una ganancia de 24 escaños para recuperar el control de la Cámara Baja
Lucha campal por distritos clave de California para el Congreso
Equipos de campaña en California. CLF

WASHINGTON.- La “hoja de ruta” de los demócratas para recuperar el control de la Cámara de Representantes pasa por varios distritos clave en el Condado Orange en California, pero los republicanos y grupos políticos afines prometen una lucha campal, distrito por distrito,  en 2018, y esta misma semana lanzaron anuncios en inglés y español.

Los demócratas necesitan una ganancia de 24 escaños para recuperar el control de la Cámara Baja, y desde ahora han puesto en la mira, tan solo en California, los escaños en nueve distritos del Condado Orange y alrededores, en parte por los buenos resultados que obtuvieron en los comicios generales del año pasado.

La excandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, ganó rotundamente en el Condado Orange, una hazaña importante tomando en cuenta que se trata de un bastión republicano donde ningún candidato demócrata lo había logrado desde Franklin D. Roosevelt en 1936.

Ese resultado, que refleja el cambio rostro del electorado en ese Condado, da esperanzas a los demócratas, que suelen salir favorecidos entre votantes jóvenes y con altos niveles de educación.

Así, legisladores republicanos Ed Royce, Dana Rohrabacher, Mimi Walters, y Darrell Issa, afrontarán, sin duda, una férrea competencia de candidatos demócratas en sus respectivos distritos en el condado.

Issa, por ejemplo, representa a votantes entre el sur del Condado Orange y San Diego, y ha sido una de las voces más fuertes en el combate contra la inmigración ilegal, que se prevé será un tema de campaña electoral.

Otros legisladores fuera del condado pero que también son blanco de la estrategia demócrata son los republicanos Steve Knight, David Valadao, Jeff Denham, Devin Lunes, y Duncan Hunter.

Para ayudar a los candidatos demócratas en la región occidental del país, en concreto en sus operaciones de acercamiento con los votantes y recaudación de fondos electorales, el Comité de Campañas Demócratas del Congreso (DCCC) ha plantado bandera en Irvine (California), donde cuenta con seis empleados a tiempo completo, además de seis organizadores comunitarios desplegados en distritos clave en el estado.

Javier Gamboa, portavoz del DCCC, dijo hoy a este diario que, tras el voto en la Cámara Baja para anular “Obamacare” en mayo pasado, el grupo lanzó anuncios de radio en inglés y español en todo el sur de California, aprovechando la alta tasa de desaprobación que hay en la zona contra Trump.

“El DCCC está construyendo el mayor campo de juego en una década en la elección venidera. Por eso es tan importante para el DCCC estar presente en California, para estar tan cerca de los votantes y las campañas como sea posible”, explicó Gamboa.

“Los demócratas lideran una ofensiva en todo el  mapa- incluso en distritos que no han visto una pelea seria en mucho tiempo, si alguna vez la tuvieron-, y muchos de los escaños en la mira están en California”, enfatizó.

En paralelo, el grupo “Latino Victory Fund” también hace lo propio para respaldar a candidatos demócratas en 2018, y recientemente lanzó la campaña “Run, Veronica, Run!” para alentar a la jueza del condado de El Paso (Texas), Verónica Escobar, a que postule para el distrito 16 de esa ciudad fronteriza.

Si se postula y gana, Escobar sería la primera mujer latina que represente a El Paso en la Cámara Baja.

Los republicanos empiezan a organizarse

Ruth Guerra, una portavoz del Fondo de Liderazgo del Congreso (CLF,  por su sigla en inglés), un “super comité de acción política” (SuperPAC) republicano, explicó hoy a este diario que el grupo ya ha comenzado a operar en los distritos californianos que estarán en juego el próximo año.

El CLF ha abierto oficinas en los distritos de los legisladores Denham, Knight, Valadao y Royce, indicó Guerra.

Asimismo, la llamada Red de Acción Estadounidense (“American Action Network”, AAN), un grupo centrado en cabildeo de distintos asuntos políticos, ya lanzó anuncios de radio en inglés y en español –después saldrán los anuncios para la televisión- enfocados en promover la reforma tributaria, señaló la activista.

El mensaje del grupo es que las familias de clase media hispanas llevan “demasiado tiempo” sin ver mejoras en las oportunidades y en los salarios estancados.