Las tarjetas que ofrecen $100 dólares por cada indocumentado reportado a ICE

Crece el hostigamiento contra la comunidad indocumentada
Sigue a La Prensa en Facebook
Las tarjetas que ofrecen $100 dólares por cada indocumentado reportado a ICE
ICE niega rotundamente de la autenticidad de las tarjetas

Otro ataque contra los indocumentados se ha reportado en el estado de Texas. Están circulando unas tarjetas que ofrecen $100 dólares a cualquier persona que reporte a un “indocumentado” a ICE y que este sea detenido.

El primer reporte llegó de una estación de gasolina en San Antonio, Texas. Allí personas sin identificar dejaron una pila de estas tarjetas las cuales fueron descubiertas por usuarios del lugar, informó El San Antonio Current.

La tarjeta de color blanco y letras azules lleva el sello oficial de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y el logotipo de Crime Stoppers, una reconocida organización de voluntarios que trabaja con las fuerzas policiales en distintos lugares del país.

“Eso es falso” dijo rotundamente en un comunicado Carl Rusnok, director de comunicaciones de la región central de ICE en Texas.

El oficial añadió que no es la primera vez que este tipo de material ha sido detectado en varios lugares del país en los últimos meses.

“Si bien el número de teléfono que aparece en la tarjeta es el número de contacto correcto para la línea de denuncias de ICE … . Esta no es una tarjeta emitida por nuestra agencia”, dijo al San Antonio Currant Nina Pruneda, portavoz de ICE en esta ciudad.

“Estos volantes falsos son similares a la reciente ola de informes sobre puestos de control que implican a agentes de ICE realizando redadas al azar; estos informes son peligrosos e irresponsables”, añadió Pruneda.

En Texas, recientemente se han encontrado un sin número de falsos volantes, la mayoría en los campus universitarios del estado, todos amedrentando y causando terrorismo al interior de la comunidad indocumentada.

Por su parte crece la indignación de la comunidad inmigrante en todo el estado Texas, la cual se ve hoy más atacada que nunca, a escasas tres semanas que entre en rigor la ley SB-4. Esta ley permitirá a las autoridades locales preguntar a las personas sobre su status migratorio.