¿Qué le pasa a Mónica Puig?

La tenista boricua cayó en primera ronda del US Open y, abatida, reflexionó sobre su mala racha

Guía de Regalos

¿Qué le pasa a Mónica Puig?
Mónica Puig ha perdido más partidos de los que ha ganado en 2017.

QUEENS, NY – La boricua Mónica Puig perdió en primera ronda del US Open ante la veterana croata Mirjana Lucic-Baroni por 6-4, 6-7 (4) y 7-6 (4) en un partido muy cerrado que pudo caer de cualquier lado, pero que dejó muy mal sabor de boca a la campeona olímpica en Río 2016, visiblemente abatida tras el choque.

“Llevo una racha muy mala de muchas pérdidas y no sé cómo salir del momento ahora mismo. Eventualmente me vendrá, pero ahora mismo es un momento difícil”, dijo Puig, actual número 70 del mundo y con récord de 15 victorias y 17 derrotas en 2017.

“No tengo confianza si no gano un partido. Es algo que tengo que encontrar. Como el año pasado, cuando empecé a ganar muchos partidos y eso me dio la confianza para ir a la cancha, jugando bien o mal, y ganar los partidos que me ponían al frente. Este año no llevo muchos partidos ganados, así que me falta un poco de confianza”, explicó Puig, que en 2017 sólo ha ganado dos partidos de Grand Slam: las primeras rondas de Australia y Francia.

“Espero salir de esto y trato de ser lo más positiva posible, pero no es nada fácil”, añadió la única deportista de Puerto Rico con una medalla de oro olímpica.

Después del Abierto de Francia a finales de mayo, Puig, de 23 años, estuvo dos semanas “parada” por problemas de salud, y luego le costó volver, según contó.

“No ha sido nada fácil físicamente y tenísticamente. Tengo que volver a ser la Mónica que fui el año pasado, y eso con las presiones y todo lo que me ha venido no sido fácil de manejar”, reconoció.

La presión del oro

Puig no oculta que la medalla de oro en Río de Janeiro está siendo una carga añadida, ya que la afición espera mucho de ella desde entonces.

“Es un título que te trae mucha presión”, aseguró. “Yo creía que las cosas se me iban a hacer más fáciles y no es así. Me dio un poco de un reality check. Las cosas aún se ponen un poco más difíciles y no supe manejar los momentos. Es un tema de madurez también. Tengo que estar atenta porque en un instante se te puede ir todo”.

Pese a la derrota en Nueva York, Puig agradeció el apoyo del público puertorriqueño, siempre presente en el torneo.

“Les agradezco mucho su apoyo en los buenos momentos y en los malos”, comentó. “Debe ser un poco frustrante para ellos también verme como estoy pero así es el deporte también, se gana y se pierde. No puedo hacer mucho”.

Puig terminará la temporada viajando a los últimos torneos del año en Asia para “zafar el año como sea”.

“Espero acumular más partidos y ganar un poco más antes de que se acabe la temporada y enfocarme en lo que me viene en 2018. Pero es un proceso y no es tan fácil cuando ha habido tantos factores en mi control y fuera de mi control y no supe manejar las cosas”, dijo.