Campaña busca quitar estatua de Virgen de Guadalupe coronada por serpientes

Polémica por fusión de la Morenita del Tepeyac con la diosa Coatlicue
Sigue a La Prensa en Facebook
Campaña busca quitar estatua de Virgen de Guadalupe coronada por serpientes
Virgen de Guadalupe

MÉXICO – La eterna batalla entre liberales y conservadores de este país tiene en fechas recientes una nueva causa que protagoniza la virgen de Guadalupe convertida en una escultura que fusiona a la Morenita del Tepeyac con la diosa Coatlicue, madre de la todos los dioses, según la cultura azteca.

El problema –advierten grupos católicos inconformes- es que la Guadalupana de nueve metros forjada en acero que simula papel picado al estilo de las coloridas fiestas mexicanas está coronada por serpientes y rodeados sus pies por calaveras divisando a los cuatro puntos cardinales de la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

“¿Como va a ser que una serpiente esté arriba de la cabeza de la virgen?”, advirtió María Martínez, ama de casa, frente a cámaras de televisión que la siguieron durante una marcha que se sumó a múltiples acciones que buscan quitar la escultura de la tercera ciudad más grande del país.

La manifestación en la que participaron alrededor de un millar de católicos el pasado sábado fue orquestada por el polémico cardenal Juan Sandoval Iñiguez, uno de los ministros más conservadores del país que tiene su despacho en el tercer estado con mayor número de católicos del país (5.2 millones) y el primero por porcentaje de población.

Sandoval es el mismo cura que ha calificado el aborto, la huija, el juego de adivinación y el matrimonio homosexual como una “aberración”; el mismo que el 2015 reconoció que hizo un exorcismo masivo y ahora llamó “adefesio metálico” y “ofensa al pueblo guadalupano” a la obra del artista jalisciense Ismael Vargas.

Sincretismo” es una interpretación de la fusión de dos culturas (católica y nahúatl) y forma parte de un proyecto de nueve obras que buscan llevar el arte a las calles de Guadalajara encabezado por Enrique Alfaro y aprobado en el pleno del ayuntamiento.

Alfaro llegó al poder en 2015 tras un voto inusual a un partido de izquierda: Movimiento Ciudadano. “Ahora resulta que tengo pacto con el diablo. Jeje”, escribió Alfaro en su cuenta de la red social Twitter poco después de la inauguración de la obra, el pasado 14 de agosto, cuando comenzaron a circular boletines a la opinión pública como parte de la campaña de condenas.

“Quiere ser gobernador y como parte de su ritual acaba de poner un monumento a la Santa Muerte”, rezaron las papeletas lanzadas a diestra y siniestra por las calles de la metrópoli.

“Esto no es arte. El adefesio Satánico de Enrique Alfaro debe ser retirado”, divulga la Guardia Nacional Cristera a través de su cuenta de Facebook que busca llevar el tema hasta la Secretaría de Gobernación para que intervenga ante la polémica a través de la subsecretaía que lleva los asuntos religiosos.

Vía radiofónica, la agrupación Citizen to Go lleva paralelamente su oposición con sendos mensajes sobre la Coatlicue y su “pervertido” concepto con pies y manos en forma de garras, una falda de serpientes entrelazadas y el pecho cubierto por un cráneos, manos y corazones humanos.

“Tengo mas de 40 años de trabajar sobre la virgen, toda mi vida, incluso en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara. Hay cuadros de hace 25 años con el mismo tema, solo que al revés: está la coatlicue envuelta en el manto de la virgen”, comentó Vargas. Nunca hubo protestas previas.