Mes de la Herencia Hispana será un llamado contra el racismo

Activistas prometen acciones de resistencia

Guía de Regalos

Mes de la Herencia Hispana será un llamado contra el racismo
El Mes de la Herencia Hispana comienza a celebrarse a partir del 15 de septiembre.

WASHINGTON.- El “Mes de la Herencia Hispana” es un rito anual que durante un mes celebra las contribuciones de los latinos en EEUU, pero el primero bajo la Administración Trump será un “llamado a la acción” contra el racismo, comenzado en Texas, afirmaron este martes activistas.

Aunque la celebración anual arranca el próximo 15 de septiembre, activistas aglutinados bajo la Agenda Nacional de Liderazgo Hispano (NHLA, por su sigla en inglés) dijeron hoy que los actos de protesta tendrán el objetivo de ofrecer resistencia “a las continuas acciones racistas, anti-latinos y anti-inmigrantes de la Administración Trump”.

“Texas es zona cero en la lucha contra la agenda extremista de Trump: la aprobación de (la ley estatal) SB4, los ataques contra DACA, y la expansión sin precedente de los contratos de deportación 287g”, precisó NHLA en un comunicado.

Otro ejemplo de las medidas anti-inmigrantes, señaló el grupo, es el controvertido perdón presidencial que Trump otorgó la noche del viernes al exalguacil del Condado de Maricopa (Arizona), Joe Arpaio, quien fue condenado por desacato criminal al desobedecer una orden judicial de cesar el arresto de inmigrantes indocumentados.

Para el próximo sábado, miembros de NHLA realizarán una protesta con la participación de comunidades de todo Texas,  en víspera de la puesta en marcha de la controvertida ley estatal “SB4” el 1 de septiembre. La “SB4”  combate las “ciudades santuario” que se niegan a colaborar con las autoridades federales en las tareas de inmigración.

“Ya basta. Cuando quienes están en la Casa Blanca y el gobierno estatal en Texas explotan abiertamente el miedo y habilitan a los supremacistas blancos, tenemos que poner de nuestra parte para defender la inclusión y la igualdad”, añadió NHLA.

Para el próximo 2 de septiembre, el grupo prevé emitir un mensaje de unidad contra el odio, previo al inicio del “Mes de la Herencia Hispana”, que va del 15 de septiembre al 15 de octubre.

“No estamos de humor para celebrar. Será en vez un llamado a la acción; marcharemos en las calles, empadronaremos a votantes, y profundizaremos nuestras alianzas con otras comunidades también atacadas por la Administración”,  prometió Héctor Sánchez, presidente de NHLA y director ejecutivo del Consejo Laboral para el Avance Latinoamericano.

Según Sánchez, los políticos que aplaudan las medidas de Trump deben saber que “pagarán un precio por avanzar la discriminación”.

Por su parte, Thomas Sáenz, vicepresidente de NHLA y presidente de MALDEF, también se sumó al coro de voces que han condenado el perdón a Arpaio y advirtió de que ese indulto jamás debe interpretarse como “una licencia para discriminar”.

“La comunidad latina desafiará legal y políticamente cualquier perfil racial y toda medida policial inconstitucional” por parte de las autoridades locales y los agentes de Inmigración, dijo Sáenz.

Juan Cartagena fue más allá de las conocidas condenas y acusó a Trump de implicarse en la “tiranía”, además de que ha mostrado desdén por el poder judicial y ha dejado en claro su voluntad de evadir el sistema de controles y equilibrios a su poder ejecutivo.

Otros miembros de NHLA, incluyendo  UnidosUS, “Mi Familia Vota”, NALEO, NDLON, “Voto Latino”, el Caucus Hispano de Legisladores Estatales (NHCSL), y “Farmworker Justice”, también condenaron el indulto a Arpaio.

El Instituto del Caucus Hispano del Congreso (CHCI), mientras, ya confirmó que la actriz mexicana Paulina Rubio, participará en el 40 aniversario de su gala anual, en una “actuación privada” el próximo 13 de septiembre, y no hace mención en su comunicado de las controvertidas medidas de Trump.

La Casa Blanca aún no ha dicho si mantendrá las celebraciones como lo han hecho otros presidentes demócratas y republicanos. Para la celebración mexicana del “5 de Mayo”, la Casa Blanca realizó un acto de bajo perfil, con el vicepresidente Mike Pence, con menos invitados y en un edificio anexo a la mansión presidencial.