Mucho ojo con las tarjetas para quienes tienen mal crédito

Tienen comisiones caras y no siempre facilitan la mejora de la historia crediticia
Sigue a La Prensa en Facebook
Mucho ojo con las tarjetas para quienes tienen mal crédito
Las tarjetas que se emiten para quienes tienen mal puntaje crediticio suelen tener una baja línea de crédito./Shutterstock

Aunque se tenga un mal crédito y una puntuación por debajo de 600 puntos hay quienes consiguen y usan tarjetas de crédito. Muchos de quienes tienen estas tarjetas lo hacen con la idea de gestionarlas bien y mejorar su crédito pero, de acuerdo con un reciente estudio de la empresa de información y estudio financiero, Nerdwallet, muchas de estas esperanzas se desvanecen y además son caras.

Las tarjetas que se emiten y se consideran subprime (es decir, de mucho riesgo) no son difíciles de conseguir pero el costo es alto porque según Nerdwallet pueden llegar a costar $150 anuales o más en comisiones que no son negociables. Son comisiones que no tienen las tarjetas que se emiten a clientes con puntuación crediticia alta (de bajo riesgo), o las tarjetas aseguradas (que explicamos qué son más abajo). Cierto que hay tarjetas que cobran altas comisiones anuales pero lo hacen a cambio de servicios, puntos, millas…

En las tarjetas emitidas a quienes tienen un crédito subprime hay comisiones por la solicitud, por el procesamiento de la tarjeta, por su mantenimiento e incluso por autorizar a alguien. Además, normalmente hay comisiones anuales que pueden llega a ser del 25% de la línea de crédito que se obtenga con este dinero de plástico. Y hay que contar con un APR (el interés anual) mucho más elevado que en el resto de las tarjetas. Nerdwallet ha verificado que estas tarjetas subprime pueden llegar a costar una media de $154 el primer año y $166 en los siguientes.

Además de estos costos hay que considerar si ayudan a mejorar el crédito o no, porque el problema es que estar tarjetas no suelen ofrecer una línea de préstamo generosa y sus usuarios, según el estudio, llegan a usar el 94% del crédito del que disponen con ellas.

Y esto es un problema. ¿Por qué?

Porque hay varios factores que los bureaus de crédito tienen en cuenta a la hora de calcular el riesgo crediticio: historia de pagos (es decir, verificar que se paga a tiempo), utilización de crédito con respecto a lo que se tiene disponible, duración de la historia crediticia, tipos de cuentas y nuevo crédito.

El porcentaje de crédito que se utiliza  no está enumerado en el segundo lugar de forma caprichosa. Realmente es el segundo factor más importante y lo que se recomienda es no usar más del 30% del crédito que se tiene. Es decir, si su tarjeta tiene un límite de $1000, lo aconsejable es mantener un balance por debajo de $300. Cuanto menos, mejor.

Cuando el límite de la tarjeta es bajo es fácil que se use un porcentaje alto de crédito incluso aunque no se gaste mucho.Cuando se usa el 94% de la línea de crédito se estropea el puntaje crediticio. En caso del titular de una tarjeta subrpime, es llover sobre mojado.

Según Nerdwallet, a quienes tienen estar tarjetas se les está reduciendo la línea de crédito mientras que quienes tienen un buen puntaje ven como esta no hace más que crecer. Para los segundos es más fácil mantenerse por debajo del 30% mientras que los titulares de tarjetas subprime cada vez lo tienen más difícil.

¿Hay alternativas?

Si. Las tarjetas de crédito aseguradas que ayudan también a crear y mejorar una historia crediticia. Estas tarjetas se cubren con un depósito previo por parte del titular que es normalmente el límite de crédito que se tiene.

Como todos los depósitos, este se devuelve y las comisiones que suelen cobrarse no exceden de los $26 el primer año y menos de eso los siguientes, según ha verificado la empresa especializada en finanzas.

Desafortunadamente no son muy usadas.

Las tarjetas de crédito más comúnmente usadas son no aseguradas (ya sean prime o subprime), no están aseguradas por ningún aval y por ello es tan crítico el puntaje crediticio a la hora de que el emisor ofrezca una línea de crédito. Es la referencia que tienen.

La otra alternativa es un préstamo de creación o reconstrucción de la historia crediticia que normalmente extienden las Uniones de Crédito y algunos bancos comunitarios. Se hacen por cantidades pequeñas y el que más se usa es uno que obliga a hacer depósitos, y por tanto ahorrar, antes de ser efectivamente desembolsado por la entidad de crédito. Es decir, que funciona como un pago anticipado. Ayuda a reparar la historia crediticia.

Si tiene una tarjeta subprime ¿qué hacer?

  • Pague a tiempo a ser posible el total de lo que debe cada mes.
  • Use menos crédito del que se le ofrece, por debajo del 30%.
  • Si no puede evitar tener un balance, utilice otros medios de pago.