El hijo de Jimmy Kimmel afronta con ‘fuerza’ sus próximas operaciones de corazón

Una dura prueba para la familia del comediante
Sigue a La Prensa en Facebook
El hijo de Jimmy Kimmel afronta con ‘fuerza’ sus próximas operaciones de corazón
Jimmy Kimmel sobrelleva la enfermedad de su hijo.

El presentador Jimmy Kimmel y su esposa Molly McNearney vivieron hace solo cuatro meses una de las experiencias más duras de su vida al ser informados de que su pequeño Billy había nacido con un defecto congénito del corazón, lo que obligó al pequeño a someterse solo unos días después a una delicada intervención quirúrgica que, afortunadamente, tuvo los resultados esperados.

El éxito de la operación y la rápida recuperación que ha venido experimentando el retoño en estos últimos meses explican que el famoso humorista irradie ahora una mezcla de optimismo y cautela cuando se pronuncia sobre el estado de salud del niño, del que ahora ha revelado que tendrá que afrontar dos pasos adicionales por quirófano pero que lo hará con mucha más “fuerza” y corpulencia que la primera vez.

“Billy lo está llevando bien, ¡cada día mejor! Pronto tendrá que ser operado de nuevo, pero ahora está en una posición mucho más ventajosa que antes. Parece que está fuerte, al menos en lo que a tirar del pelo se refiere”, explicó el cómico estadounidense a la revista Us Weekly, justo antes de admitir que está deseando llegar al final de este largo recorrido hospitalario.

“La verdad es que todavía le quedan dos operaciones a corazón abierto. Nos gustaría que todo esto pase lo antes posible para no tener que estar todo el día pensando en ello. Pero es verdad que las cosas podrían ir mucho peor”, confesó en la misma entrevista.

Poco antes de tomarse su merecido descanso veraniego, Jimmy Kimmel quiso informar a sus seguidores de las redes sociales de los últimos progresos que había hecho Billy en el marco de su proceso de recuperación y, sobre todo, de la energía desbordante que exhibía el pequeño a la hora de familiarizarse con cualquier tipo de entorno.

“Billy se encuentra fenomenal, de hecho hoy ha venido por primera vez a la oficina. Se ha puesto a juguetear con todo y parece que le encantan los ventiladores del techo, se queda embobado con ellos como nosotros con Netflix. Es un chico increíble, está todo el día sonriendo”, explicaba haciendo uso de su contagioso sentido del humor.