Paulo Dybala: “Es difícil jugar con Messi”

Si el mejor jugador del mundo te hace las cosas difíciles...
Sigue a La Prensa en Facebook
Paulo Dybala: “Es difícil jugar con Messi”
Paulo Dybala en el entrenamiento para enfrentar a Paraguay.

Paulo Dybala jugó 10 partidos con la selección argentina; ocho oficiales, dos amistosos. Nunca gritó un gol. Un mal, en cualquier caso, que no padece sólo el cordobés. Con el Barça, Messi tiene un promedio goleador de 0,87 tantos por partido. Una estadística que sube a 1,01 si se tienen en cuenta los últimos 10 años. Sin embargo, cuando se viste de celeste y blanco la media goleadora del capitán de Argentina cae hasta 0,48. “No es una cuestión que dependa sólo de Leo”, analiza Dybala; “sino que tiene que ver con un determinado contexto”.

“En Europa el juego es diferente, los encuentros son más abiertos, mientras que los partidos de Sudamérica hay pocos espacios. Son rivales que se cierran muy atrás, son difíciles de entrarles”, explica delantero de la Juve. Pero para Dybala hay un factor más determinante que muestra la diferencia goleadora de Messi en la selección y en el Barça. “Acá juega con compañeros a los que conoce desde hace años y con los que tiene afinidad”, dice la Joya.

Una afinidad que Messi extraña cada vez que se calza la celeste y blanca. Un reto para Jorge Sampaoli, que desde que dirige la batuta de la selección, está obsesionado con rodear al Nº10. “Messi y Dybala son muy buenos jugadores por sí mismos y estos amistosos nos dan una oportunidad de probar esa compatibilidad y saber si pueden trabajar juntos y cuán efectiva será la sinergia. Creo que serán capaces. Para dar al equipo un nivel más alto”, dijo el entrenador de Casilda antes de su estreno en el banco de Argentina, en el amistoso contra Brasil en Australia.

Dybala sólo coincidió con Messi en tres partidos, la victoria ante Brasil (1-0) y los dos últimos empates por las eliminatorias (Uruguay y Venezuela). “Es muy importante que Messi y Dybala se complementen”, pide Sampaoli. Ocurre, sin embargo, que al delantero de la Juventus le cuesta conectar con el del Barcelona. “No quiero que se malinterprete, pero es difícil para mí jugar con Messi”, cuenta Dybala. Y desarrolla su análisis. “Jugamos en la misma posición, siempre trato de dejarle a Leo sus espacios, pero no es fácil. Tendré que adaptarme a él”.

Mudo en la selección, como el resto de sus compañeros que no hablan con la prensa, Dybala reconoce en Europa el mal momento de la selección. “Estamos en un momento delicado”, dice la Joya, que no pierde la esperanza. “Vamos a ir a la Copa del Mundo”, señala.

Su sequía goleadora con la selección difiere (casi, por completo) con su momento en la Juve. Desde que empezó la campaña 2017/18, la Joya acumula siete goles en cuatro partidos. “Paulo ha crecido mucho desde que llegó a la Juventus. Tiene mucho talento, pero todavía tiene un gran margen de mejora”, lo elogia su DT, Massimiliano Allegri. Y a los piropos a Dybala, se suma el arquero del Barça, Ter Stegen: “Es un jugador con muchas cualidades. Y ha mejorado aún más. Puede marcar la diferencia, hay que estar pendiente de él”, dijo el alemán en la previa del duelo entre el Barça y la Juve, que inaugurará la Champions.

Dybala se volverá a encontrar con Messi, su espejo. “En la selección, puedo aprender mucho de él. Miro cómo lee el juego, como ve los movimientos de los compañeros. eso me puede ayudar mucho. El tiempo que pasamos juntos en la selección será muy importante para mí”, subraya. Este año, el cuadro bianconeri le tiró la mítica Nº10, aquella que usaron Sívori, Platini, Baggio y Del Piero. Dueño de la Juve, Dybala busca la complicidad de Messi. La tiene fuera de la cancha, Sampaoli la necesita adentro.