¿Por qué algunos no escucharon la alerta sísmica antes del terremoto en México?

Algunas personas aseguran que la alarma programada para sonar a través de altavoces en la calle no funcionó o lo hizo tarde, mientras que otras afirman que se activó correctamente
¿Por qué algunos no escucharon la alerta sísmica antes del terremoto en México?
El tipo de suelo puede determinar que en ciertas zonas se escuche o no la alarma.

A los pocos minutos de registrarse el terremoto que sacudió el centro de México este martes, decenas de personas aseguraron en las redes sociales que el sistema de alerta sísmica del país no funcionó o lo hizo de manera tardía.

Desde la colonia Roma en el centro de Ciudad de México, Roberto Rentería le contó a BBC Mundo que el ruido de los edificios crujiendo era impresionante. “La alarma sísmica sonó después” , dijo.

En cambio, otros testigos aseguran que sí la escucharon a tiempo para salir de sus edificios y ponerse a salvo antes del temblor, como demuestran vídeos publicados en la red.

El Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (CIRES), encargado del Sistema de Alerta Sísmica Mexicano, aseguró que “la alarma se activó correctamente a través de la radio, televisión y altoparlantes”.

Ante el pronóstico de posibles efectos sísmicos “fuertes”, se generó una “alerta pública” automática para ciudades como Puebla, Chilpancingo o Ciudad de México con una anticipación de entre 11 y 19 segundos, según comunicó el CIRES en un boletín.

BBC Mundo investigó la causa por la que algunos ciudadanos en México percibieron un funcionamiento diferente del sistema dependiendo de la zona en la que se encontraban.

Distancia y tipos de suelo

“El motivo por el que algunos ciudadanos pueden notar que la alarma suena más tarde es por los diferentes tipos de suelo que existen en Ciudad de México”, le dijo a BBC Mundo el coordinador de investigación del CIRES, Armando Cuéllar Martínez.

Así, en zonas donde se concentra un “suelo blando” -como la colonia Roma de la capital-, los primeros efectos del terremoto se pueden sentir instantes antes que en otras áreas.

“Aunque se haya activado la alerta, las personas que viven en estas zonas pueden sentir unas ondas verticales -que produce el movimiento trepidatorio- y que no notan en áreas de suelo duro. Poco después, llegan los movimientos de mayor energía”, explicó Cuéllar Martínez.

Si bien unos segundos pueden ser cruciales para salvarse de un terremoto, el experto aclaró también si el tiempo de anticipación había sido suficiente en esta ocasión o el considerado “normal” dentro del correcto funcionamiento del sistema.

“En el terremoto del pasado 8 de septiembre, la alerta se escuchó hasta dos minutos antes por su lejanía de Ciudad de México. El temblor de hoy, en cambio, se inició a solo unos 170 o 180 kilómetros de la capital”, afirmó.

En definitiva, cuanto más cerca es el epicentro del terremoto, menos tiempo de margen hay para que suene la alarma antes de sentir los efectos del temblor.

El sistema de alerta sísmica se instaló en México en 1991.

Una red de sensores detecta el momento en que se inicia un sismo y emite una alerta inmediata a la capital y otras ciudades del país a través de altavoces y otros canales como radio, televisión y aplicaciones de celular.