El problema sexual masculino del que nadie se atreve a hablar

Aunque pocos comenten del tema, es más común de lo que se cree
El problema sexual masculino del que nadie se atreve a hablar
Factores psicológicos y físicos pueden provocar eyaculación tardía.

Cuando hablamos de sexo, en particular de que es altamente placentero, solemos centrarnos en números y minutos porque todo parece indicar que de ello dependerá experimentar el máximo de sensaciones que nos puede regalar un encuentro íntimo de pareja.

Sin embargo, a muchos y muchas les cuesta estar bien durante un tiempo prolongado, lo cual se vuelve un problema del que muy pocos hablan.

Centrándonos en el tema de los caballeros, mucho se dice de la disfunción eréctil, pero hay otro inconveniente que muchos de ellos sufren y que no les permite vivir ellos y sus parejas de la sexualidad al máximo.

Se trata de la eyaculación retardada, que es la dificultad de eyacular aún cuando existe una erección en su totalidad, así como la suficiente excitación y estimulación sexual.

Existe dos tipos de eyaculación retardada. La primera es de índole psicológico, originada generalmente a causa del estrés o bien, porque tiene problemas de concentración que le impiden liberarse con la pareja. Se divide en primaria, cuando jamás han podido eyacular durante el coito, y secundaria, cuando han perdido esa facultad recientemente.

La segunda sí tiene que ver con cuestiones fisiológicas. También está comprobado que algunos fármacos, en particular antidepresivos, ansiolíticos y para la presión arterial pueden provocar esta disfunción. Algunos daños neurológicos provocados por accidentes cerebrovasculares, lesiones en médula espinal, esclerosis múltiple, diabetes y consumo excesivo de alcohol y drogas acarrean problemas en la eyaculación.

La eyaculación tardía es, de momento, únicamente tratada con terapias psicológicas y de sexo, pues aún no hay medicamento que pueda acabar con este mal.