Trump pide más ayuda para México y terceros países para frenar emigración ilegal

El plan migratorio carece de detalles sobre el costo total de las medidas para combatir la inmigración ilegal
Trump pide más ayuda para México y terceros países para frenar emigración ilegal
Los jóvenes siguen en pie de lucha.

WASHINGTON.- Si recibe el sello de aprobación del Congreso, la agenda migratoria nacionalista de Trump ampliará la categoría de extranjeros “inadmisibles” y su deportación incluso por infracciones menores, y dará incentivos para que países como México sigan frenando el paso de inmigrantes indocumentados hacia el Norte.

El plan migratorio que la Administración difundió el domingo pasado incluye una serie de premios y castigos en la lucha contra la inmigración indocumentada pero, sobre todo, medidas policiales para reprimir a esa población.

La Administración ha dicho que el Congreso debe incluir todos los elementos del plan en cualquier iniciativa para legalizar a los “Dreamers” amparados al “DACA” de 2012, y cuyos permisos de dos años comenzarán a vencer a partir del próximo año.

Durante su acostumbrada rueda de prensa, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo hoy que las propuestas de la Administración “no son radicales”,  que los demócratas apoyaron en 2006 la “ley del muro”, y muchas otras han tenido apoyo bipartidista en el pasado.

Pero el plan está lleno de agujeros, mensajes confusos, y hasta falsedades sobre la situación actual de la seguridad fronteriza, además de que no ofrece un estimado del costo total de su aplicación.

Preguntada por este diario sobre la eventual veda de inmigrantes indeseados, otra portavoz de la Casa Blanca, Kelly Love,  sólo reiteró los argumentos que ofrecieron funcionarios de la Administración el domingo pasado al develar el plan migratorio.

“El presidente ha dejado en claro que quiere que el Congreso apruebe una reforma migratoria responsable en combinación con cualquier legislación relacionada con DACA… la Administración espera continuar estas conversaciones con el Congreso, y se mantiene centrada en ofrecer seguridad al pueblo estadounidense”, afirmó Love.

La portavoz evadió precisar el monto de la asistencia extranjera para “terceros países” que, como México, ya ayudan a impedir la migración ilegal hacia el Norte.  Así las cosas, el Congreso tendrá la tarea de negociar los pormenores de la futura ayuda, y de los fondos para la puesta en marcha del plan migratorio de Trump.

Consultada por este diario, la embajada de México en Washington dijo que el gobierno de Los Pinos impulsa medidas que promuevan “una migración legal, segura y ordenada”, pero condena la criminalización de los inmigrantes y políticas que vulneren sus derechos en EEUU.

Agregó que, como lo ha hecho hasta ahora con representantes del Congreso y autoridades locales, estatales y federales, la cancillería mantendrá contactos con éstas para intercambiar puntos de vista y analizar el plan migratorio.

Extranjeros indeseados

En el apartado de “extranjeros inadmisibles”, el documento indicó que, en la actualidad, las leyes son demasiado flexibles y permiten el ingreso de individuos que “amenazan nuestra seguridad pública”, el consabido argumento de la Administración para estrechar el cerco a inmigrantes indocumentados.

Por ello, la Administración quiere que se frene el ingreso, o se agilice la deportación, de pandilleros y personas condenadas por un delito grave, uso de identidad falsa, fraude en los beneficios del Seguro Social, violencia doméstica, abuso de menores, y manejar en estado de ebriedad.

En esa categoría también se colarían personas condenadas por asalto sexual pero que no se han registrado con el gobierno, y personas condenadas por delitos como la compra, venta, posesión o portación de armas sin el debido permiso.

Asimismo, la Administración incluye en la categoría de “rechazados” a ex cónyuges e hijos de “individuos implicados en narcotráfico y tráfico de personas”, si el funcionario de Inmigración determina que el divorcio fue fraudulento, o que esos familiares siguen beneficiándose de la actividad ilícita.

La Administración ya castiga a personas indocumentadas que hacen numerosos intentos por cruzar ilegalmente la frontera hacia EEUU, o que han sido deportadas varias veces, pero, según el documento, quiere que el Congreso incremente las sanciones.

Más ayuda para “países socios”

La Administración se ha quejado de que el gobierno federal afronta “barreras” para otorgar asistencia extranjera a “países socios” para facilitar la deportación de personas que intentan llegar ilegalmente a EEUU.

Por ello,  sin mencionarlos por nombre, el documento propone que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) pueda dar asistencia extranjera a países socios que realizan sus propios esfuerzos contra el flujo ilegal de inmigrantes.

“Esto permitirá que el DHS mejore la capacidad de los países de Centro y Sudamérica para reducir los flujos migratorios hacia el Norte, y para interrumpir el continuo contrabando de humanos, lo que a su vez también reducirá las presiones sobre los contribuyentes estadounidenses”, indicó el documento enviado al Congreso.

En la actualidad, sin embargo, Estados Unidos ya ofrece ayuda directa e indirecta a México para apoyar sus esfuerzos en el combate al narcotráfico y el crimen organizado, los derechos humanos, la democracia, y el fortalecimiento de las instituciones, entre otros programas.

De hecho, grupos pro-inmigrantes en EEUU, entre éstos la Oficina de Washington para América Latina (WOLA), se han quejado de que, a través de su polémico “Programa Frontera Sur”, México le hace el “trabajo sucio” a EEUU al frenar el paso de inmigrantes que huyen de la violencia en Centroamérica.

Desde 2012, EEUU ha dado a México poco más de $234 millones, o el equivalente de unos $46,9 millones por año. La cifra solicitada para el año fiscal 2018 es de $87,6 millones.

El pasado 4 de octubre, un comité de la Cámara de Representantes aprobó un paquete de más de $14,000 millones para la seguridad fronteriza entre 2018 y 2021. Una medida similar aún no ha sido votada en los comités del Senado.