Se requiere ayuda federal y estatal para enfrentar la ola de familias boricuas en Osceola

Se requiere ayuda federal y estatal para enfrentar la ola de familias boricuas en Osceola
Brandon Arrington , comisionado del condado Osceola, junto a líderes de Kissimmee, St. Cloud, el Distrito Escolar de Osceola y otras entidades que buscan soluciones para las familias que están llegando y van a seguir viniendo de Puerto Rico. (Cecilia Figueroa / La Prensa)
Foto: Cecilia Figueroa / La Prensa

Buscar soluciones a corto y largo plazo para atender las necesidades de las familias puertorriqueñas que están llegando al condado Osceola, Kissimmee, St. Cloud y alrededores fue el tema de la reunión intergubernamental que sostuvieron autoridades locales.

“Osceola va a ser el epicentro del estado, tenemos que demostrar a la nación cómo respondemos”, dijo Fred Hawkins Jr., comisionado del Condado Osceola sobre la asistencia a las miles de familias que están llegando tras los estragos del huracán María en Puerto Rico. El Condado Osceola cuenta con más del 52% de población hispana y Kissimmee es considerado el corazón de la comunidad puertorriqueña.

Uno de los salones del Kissimmee Civic Center sirvió para acoger a los asistentes y autoridades como los comisionados de la ciudad de Kissimmee, del condado Osceola y de la ciudad de St. Cloud, miembros de la Junta Escolar de Osceola, y gerentes de los condados y ciudades, entre otros.

“Vi mucha devastación, lo que ven en la televisión no es nada comparado con lo que realmente pasa”, sostuvo José Álvarez, alcalde de Kissimmee, al describir el panorama desolador en Puerto Rico de familias esperando por ayuda, sin luz ni agua. Agregó que se reunió con siete alcaldes de Puerto Rico analizando las necesidades: “están tratando de hacer mucho, pero no tienen nada”.

A escala local, la crisis de vivienda, el tráfico vehicular, límites de parqueos, extensión de días para los ocupantes en los hoteles de Kissimmee, la atención a pacientes que necesitan tratamientos son asuntos que preocupan a las autoridades.

“Vamos a tener un problema en nuestras manos, va a venir gente sin nada, no porque no tienen sino que no tienen otra opción, tenemos que encontrar soluciones no solo a nivel local, tiene que venir ayuda a nivel estatal y federal”, precisó Álvarez.

Entre tanto, la comisionada Wanda Rentas dijo sentirse afligida por esta situación, que la toca personalmente. Ella no se ha podido comunicar con su hermano que vive en la isla, situación similar que viven muchas familias en esta comunidad que tienen seres queridos en Puerto Rico.

“Es difícil. Muchos perdieron sus casas, no tienen luz, agua, solo tienen esperanza. Vamos a hacer lo que podamos hacer por estas personas. Tenemos mucho trabajo por hacer”, dijo Rentas, quien además preguntó sobre las ayudas para los veteranos de guerra que están llegando de la isla. Al respecto, el gerente del condado Osceola, Don Fisher, precisó que hablaría con el Departamento de Servicios Humanos para ofrecer esa asistencia en el centro de bienvenida a familias del huracán María, que abrió recientemente, en el Osceola Heritage Park, en Kissimmee. Rentas agregó también que sería ideal tener un representante del Hospital de Veteranos.

De igual forma, el incremento de estudiantes en las entidades de Osceola ha aumentado, cerca de 150 nuevos estudiantes ya se han registrado. La superintendente escolar Debra Pace dijo que les han brindado las facilidades necesarias para que las familias se sientan bienvenidas y esperan recibir más estudiantes. Además, comentó de la ayuda de entidades como Education Foundation, que brindan materiales escolares y uniformes a los recién llegados.

Y también se está asistiendo a los maestros y padres de familias sobre las oportunidades de empleo en esta entidad y se están contratando más maestros hispanos para atender esta necesidad.

Entre tanto, la comisionada González abogó por ayudas a la isla: “tenemos que ver el gran panorama, esto no se trata de 5 o 6 meses, esto es para un largo tiempo, ¿estamos listos para ese largo tiempo?”. Añadió que el objetivo también debe ser “ayudar a Puerto Rico para que vuelva a ponerse de pie”.