La última y dura advertencia contra cuatro de las principales “ciudades santuario” en EEUU

El gobierno les dio hasta el 27 de Octubre de lo contrario sufrirán las consecuencias
La última y dura advertencia contra cuatro de las principales “ciudades santuario” en EEUU
Ultimo plazo para que Chicago, Nueva Orleans, Nueva York y Filadelfia coopere con ICE

Nuevamente el gobierno de Donald Trump continúa su guerra frontal contra las “Ciudades Santuario” lanzando una última y fuerte amenaza.

El Departamento de Justicia dio un “ultimatum” a cuatro de las  principales ciudades santuario en Estados Unidos ofreciéndoles una “última oportunidad” para demostrar que  apoyan a las autoridades federales de inmigración. De no hacerlo perderán millones de dólares en ayuda fundamental para combatir el crimen, dijo el fiscal general Jeff Sessions.

Chicago, Nueva Orleans, Nueva York y Filadelfia han adoptado “leyes, políticas o prácticas” que violan la ley federal que requiere que las jurisdicciones cumplan con las autoridades federales de inmigración y ayuden a expulsar a presuntos inmigrantes indocumentados detenidos en cárceles locales, aseguró el comunicado del Departamento de Justicia.

“Las jurisdicciones que adoptan las llamados ‘políticas de santuario’ también adoptan la percepción de que la protección de los extranjeros criminales es más importante que la protección de los ciudadanos respetuosos de la ley y del Estado de Derecho,” añadió el fiscal general Jeff Sessions en su comunicado.

Sessions se ha comprometido repetidamente a retener fondos federales para la seguridad pública de las ciudades que no cooperen, y su amenaza de este jueves es el último esfuerzo por intimidar a estas ciudades que han decidido limitar la cooperación con agentes federales de inmigración.

El Departamento de Justicia envió las notificaciones este jueves dejando claro que es la última oportunidad de estas ciudades para cambiar de rumbo.

Cada jurisdicción tiene hasta el 27 de octubre para demostrar que no tienen políticas que restringen la cooperación con los agentes federales de inmigración.

Por su parte los alcaldes de Chicago y Nueva York se han comprometido a proteger a sus respectivas poblaciones inmigrantes de la recia e indiscriminada aplicación la la política migratoria del gobierno Trump, asegurando que los inmigrantes son parte crucial en el trabajo de las autoridades locales para resolver crímenes.

“Estamos revisando la respuesta del Departamento de Justicia, y estamos dispuestos a luchar para proteger los fondos de la seguridad pública crítica,” dijo Seth Stein, portavoz de la alcaldía de Nueva York a NBC News.