Cuatro ex gobernadores mexicanos a un paso de la extradición

Entre los cargos que enfrentan son lavado de dinero y nexos con el narco
Cuatro ex gobernadores mexicanos a un paso de la extradición
Tomás Yarrington

MEXICO – Cuatro ex gobernadores mexicanos que fueron las “promesas“ de una generación que llevarían a México del Tercer al Primer Mundo con los instrumentos de la democracia y el libre comercio y, en cambio, se convirtieron en la representación de la corrupción que privilegió el enriquecimiento personal al del país, se encuentran en procesos de extradición para rendir cuentas a la justicia.

Se trata de Eugenio Hernández y Tomás Yarrington, de Tamaulipas, así como  Cesar Duarte y Roberto Borge, de Chihuahua y Quintana Roo, respectivamente.

CUENTAS EN  EUU

Los dos primeros dejaron sus puestos de manera impune y sin seguimiento de procesos judiciales  hasta que Estados Unidos los acusó por delincuencia organizada, lavado de dinero, tráfico de estupefacientes y fraude al sistema bancario estadounidense y  hasta que se logró la alternancia del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Hernández, de 58 años, fue detenido el pasado 6 de octubre por autoridades locales (ahora en manos del Partido Acción Nacional) mientras conducía  una motocicleta BMW cerca de su natal Ciudad Victoria.

Lo acusan de apropiarse con artimañas jurídicas y empresas fantasma de un terreno del gobierno de 1,600 hectáreas a precio de ganga mientras EEUU de permitir la operación de los carteles del Golfo y los Zetas con sus sanguinarios métodos de torturas, desapariciones y masacres a cambio de llenarse los bolsillos y luego usar al sistema bancario de ese país para lavar 30 millones de dólares.

La Procuraduría General de la República (PGR) anunció que cumplimentó una orden de detención provisional en contra de Hernández con fines de extradición, pero aún no es claro si será enviado al país vecino o no.

“La Constitución mexicana permite suspender la extradición si hay un proceso judicial abierto en México, excepto si es delincuencia organizada, entonces, dependerá cómo se interpreten las acusaciones en EEUU para que se determine la extradición“, explicó el abogado penalista Gabriel Regino. 

Mientras tanto Yarrington (gobernador entre 1999 y 2004) batalla en la corte de apelaciones de Florencia, Italia, el país donde montó su escondrijo, para evitar su extradición a México y a su vez a Estados Unidos, donde habría creado 17 empresas de bienes raíces con apoyo de un testaferro (prestanombres) para lavar dinero ilícito y adquirir millonarias propiedades.

CUENTAS EN MEXICO

Sin procesos en Estados Unidos (todavía) los gobernadores de Chihuahua y Quintana Roo, también se encuentran en los corredores de la extradición desde El Paso y Panamá para dar cuentas sobre sus particulares enriquecimiento ilícitos.

De acuerdo con el gobierno de Chihuahua, actualmente en manos de Javier Corral, del PAN, Duarte habría desviado alrededor de 50 millones de dólares para las campañas políticas del PRI Y forrarse de plata. “No hay antecedentes en la historia del estado que un presunto delincuente haya sumado 10 órdenes de aprehensión como Duarte“, dijo Corral, quien ya solicitó a la PGR el proceso de extradición.

Desde otras latitudes, el ex mandatario de Quintana Roo, de 38 años, hace lo posible por aplazar su extradición que ya fue concedida por  Panamá. Borge es acusado de desviar recursos del erario publico, despojar terrenos  y hoteles y embargar condominios para venderlos a la mitad de su valor a prestanombres y amigos.

“La confianza de los gobernadores para delinquir tiene su explicación en el sistema de justicia mexicano que hoy se trata de combatir con la independencia de la fiscalías porque éstas han dependido del ejecutivo siempre y los procuradores no pueden acusar a sus jefes, pero esto requiere de una reforma constitucional y voluntad política“, dijo Juan Pardinas, director del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), en entrevista radiofónica quien promueve un cambio de fondo contra la impunidad.