Los peligros de querer estar más bella

Para cualquier tratamiento hay que asegurarse que el personal que lo realiza tiene las licencias adecuadas

Amanda Coats fue a una simple cita de microblading, una técnica de micropigmentación pelo a pelo, que no tardó en transformarse en una pesadilla.

Se trata de una intervención en la que personal especializado usa una pequeña cuchilla para hacer pequeños cortes en la piel. En esos cortes se inserta tinta para conseguir que las cejas se vean más gruesas y oscuras.

Según el resultado, Amanda debió tener una reacción alérgica a uno de los productos. Tal era la reacción que Amanda decidió ponerse en manos del programa “The Doctors”. Un día después de realizarse el tratamiendo, el resultado no podía ser peor.

“Me desperté, y mi piel se había desprendido de la almohada”, dijo. “Toda la zona estaba roja e hinchada. Fui al médico de inmediato debido al dolor y la hinchazón severa “.

El panel de médicos del programa afirmó que lo primero que se debe hacer es asegurarse de que el personal que realice este procedimiento tenga una licencia adecuada. Por lo general, aquellos que son alérgicos al tinte de cabello o a los tintes de piel usados en tatuajes también serán alérgicos a lo que se usa para el procedimiento de microblading.

“Si puedo ayudar a una persona, entonces no me importa lo mal que se me ve en las fotos. Quiero asegurarme de que nadie tenga que pasar por lo que pasé, y esa es la razón por la que hablo “, afirmó Amanda.

Afortunadamente, Amanda se recuperará y va a estar bien, pero nada la salva de las facturas médicas para tratar su piel que ascienden a casi $1,000 dólares.