Qoobo, el robot en forma de gato que quiere convertirse en la “mascota” ideal

Busca ser la compañía perfecta para las personas que no pueden tener una mascota en sus hogares; también puede ser utilizado con fines terapéuticos
Qoobo, el robot en forma de gato que quiere convertirse en la “mascota” ideal
Qoobo fue diseñado primeramente con fines terapéuticos.

Presentado en la feria de tecnología CEATEC de Japón, Qoobo es un robot que tiene un diseño curioso: parece un almohadón, tiene un rabo que se mueve de acuerdo a las reacciones del entorno y emula la forma de un gato. Es un modelo más de los desarrollos que buscan ser una alternativa para aquellas personas que desean contar con la compañía de una mascota, pero que no pueden tener una en sus hogares por diferentes motivos.

Qoobo es la combinación de las palabras queue (cola, rabo) y robot. El movimiento de la cola es el principal rasgo distintivo de esta mascota que fue creada con fines terapéuticos, según Yukai Engineering, los creadores detrás de este dispositivo. La interacción se realiza mediante el tacto y la presión que recibe Qoobo, que reacciona mediante una determinada vibración o movimiento de la cola.

Disponible en gris o marrón claro, Qoobo fue desarrollado como una mascota de compañía y también puede desempeñarse como robot terapéutico. Uno de los antecedentes en este segmento es Paro, un desarrollo con forma de foca bebé que se desempeña como acompañante de adultos mayores en los hospitales de Japón.

A su manera, Paro también se posicionó como una alternativa de mascota robótica en los grandes centros urbanos, donde los edificios y condominios cuentan con reglas que prohíben la presencia de animales.